DISMINUCION DE LA OPERATIVIDAD PARA LA EXTINCION DE INCENDIOS
CSIF DENUNCIA LA DISMINUCIÓN DE LA OPERATIVIDAD DE LAS CUADRILLAS FORESTALES DE SARGA EN MÁXIMA ACTIVACIÓN DE MEDIOS Y LA CONTRATACIÓN A DEDO DE ASESORÍA EXTERNA PARA JUSTIFICAR EL CAMBIO DE MODELO DE OPERATIVO DE INCENDIOS ARAGONÉS
14 de Agosto de 2020

El último plan de trabajo para SARGA aprobado por el Director General del Medio Natural y Gestión Forestal Diego Bayona ha establecido los criterios para considerar operativas las cuadrillas de extinción de incendios forestales en el periodo de máxima activación de medios y de alto riesgo de incendio, quedando fijado de la siguiente manera: 1. En el caso de las cuadrillas helitransportadas: - En las cuadrillas de 5, se considerará operativa con 4 trabajadores (un 20 % menos). - En las cuadrillas de 9, se considerará operativa con 7 trabajadores (un 22 % menos). 2. En el caso de las cuadrillas terrestres: - Se considerarán operativas con 4 trabajadores (un 20 % menos). Esta decisión compromete de manera preocupante la eficiencia y la seguridad de todo el operativo de extinción de incendios en plena campaña de máxima activación de medios, precisamente cuando mayor riesgo de incendios forestales hay por las altas temperaturas registradas y la escasez de precipitaciones. Por todo ello es imprescindible que todas las cuadrillas del operativo aragonés cuenten con la totalidad de sus trabajadores en activo y estén al 100 % operativas. No se entiende a su vez que paralelamente la Dirección General del Medio Natural y Gestión Forestal, con Diego Bayona al frente, en pleno contexto de crisis del COVID y ante un escenario previsible de ajuste presupuestario, haya encargado, con fecha de 22 de julio de 2020 y cargo al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, mediante el método de adjudicación directa (a dedo) un estudio del funcionamiento del operativo aragonés a una asesoría externa, para según dice analizarlo y proponer una alternativa de modelo basándose en la DAFO iniciada el 16 de junio. Es decir, por un lado se compromete la operatividad y seguridad de todo el operativo de extinción de incendios estableciendo unos criterios que no son del 100 % en plena campaña de máxima activación de medios y con alto riesgo de incendios forestales, y a su vez, se encarga un trabajo a una asesoría externa (parece ser que no tienen suficiente criterio ni experiencia, ni conocen el operativo aragonés los propios trabajadores de la DGA) para que evalúe la eficiencia de nuestro modelo, y proponga una alternativa para mejorarlo, basándose en una DAFO que a todas luces no tiene justificación técnica que la argumente. Todo esto sucede en pleno contexto de COVID y en un escenario donde la inversión presupuestaria debería de hacerse por ejemplo en: la renovación del parque móvil de autobombas forestales, el acondicionamiento de los puestos fijos de vigilancia, la mejora y adecuación de los puntos de encuentro de las cuadrillas forestales, la implementación de un nuevo y actualizado sistema de comunicaciones que integre a todos los participantes del operativo, la renovación del parque móvil de los APN, etc.

Ficheros Adjuntos: