CSIF denuncia ante Fiscalía a ZEC por un presunto delito de injurias contra los empleados públicos del Ayuntamiento de Zaragoza
El sindicato condena las acusaciones de racismo institucional vertidas por ZEC contra la plantilla municipal en una moción presentada este viernes en el pleno del Ayuntamiento.
26 de Junio de 2020

El Periódico de Aragón

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) va a llevar al grupo de Zaragoza en Común (ZEC) ante la Fiscalía por un presunto delito de injurias contra las empleadas y los empleados públicos del Ayuntamiento de Zaragoza. D.Pedro Santiesteve Roche, como portavoz del grupo municipal, formuló para su aprobación la moción presentada en el pleno del Ayuntamiento de este viernes 26 de junio con críticas al “racismo institucional”.

En la moción de ZEC se afirma:

“En los últimos días, hemos asistido a manifestaciones, también en Zaragoza, que ponen de manifiesto y hacen visible que la realidad es otra: que los vecinos y vecinas de esta ciudad sufren discriminación por su raza, su color o su origen... Y que este racismo es ejercido, también, por y desde las instituciones. Así, los discursos de los/as representantes institucionales y la utilización pública y con fines electoralistas de los discursos xenófobos, en particular de los discursos de "preferencia nacional", las conductas discriminatorias de los funcionarios que representan la Ley y el Estado (policía, funcionarios de extranjería, militares, etc); las medidas, regulaciones, leyes y decretos que limitan los derechos sociales, políticos, económicos etc., de las personas según su lugar de nacimiento, "raza", "etnia"; y el culturalismo y etnocentrismo que estructuran las políticas sociales y orientan la intervención social de los profesionales que trabajan en contextos multiculturales en el ámbito social, sanitario y educativo son claros ejemplos de Racismo Institucional.

No nos olvidamos de otra realidad que se ha hecho visible en estos días: la identificación y el registro de personas y de vehículos en lugares públicos constituye un procedimiento de actuación policial que afecta directamente a los derechos fundamentales de las personas, reconocidos en los artículos 18.1 y 10.1 de la Constitución y, de forma directa, al derecho a la intimidad personal, tal y como señala el Tribunal Constitucional en sentencia 37/1989, de 15 de febrero, que considera la intimidad corporal como una parte de la intimidad personal. Es por ello que su uso abusivo o inadecuado también puede constituir un impacto negativo en la Comunidad y, de forma particular, en determinados colectivos sociales.”

El motivo de nuestra denuncia desde CSIF es que lo recogido en su moción plenaria no puede ampararse en los criterios de libertad de expresión, sino que es un mensaje con un claro ánimo lesivo a la honorabilidad de las instituciones de este Ayuntamiento, en los ámbitos sociales, educativos, sanitarios y policiales y, por ende, al propio Estado de Derecho. Este hecho puede tener una capacidad de influencia suficiente en la opinión pública y sin ninguna aportación concreta que avale sus graves acusaciones públicas.

Los miembros de los colectivos aludidos integrantes del Ayuntamiento de Zaragoza por su pertenencia a este grupo determinado, en tanto que se sitúan como sujetos pasivos de la acción y ven lesionada su protección de los bienes jurídicos tutelados del honor, dignidad y no discriminación, consideramos que se han producido actos de menosprecio, descrédito y atentado contra la dignidad de los trabajadores municipales, a la vez que pueden producir un riesgo o peligro para los mismos, ante estas afirmaciones infundadas.

Recordamos que ZEC gobernó durante la pasada legislatura, con Pedro Santiesteve como alcalde, siendo el máximo responsable de los empleados municipales de los que se asevera que actúan de una manera xenófoba y discriminatoria. Si fuese así, ¿qué sucedió durante este período si ahora se asegura la instauración del racismo en las actuaciones de la administración local? Estas acusaciones son intolerables, no podemos dejar pasar por alto que se acuse a la plantilla municipal, poniendo en duda su neutralidad y profesionalidad, aseverando que actúan orientados por un racismo institucional.

(Se adjunta la moción plenaria)

Ver Galería