CSIF pide a la DGA que haga pruebas de detección del COVID-19 a los trabajadores del Ayuntamiento de Zaragoza o que permita volver a usar sus test rápidos
La DGA solo autoriza los test del Ayuntamiento para el personal de servicios esenciales en aislamiento domiciliario con síntomas, CSIF advierte del riesgo de que no se haga por ejemplo al personal de la Casa Amparo y de otras dependencias sociosanitarias.

20 de Abril de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) reclama a la DGA que haga la prueba de detección del COVID-19 a todos los trabajadores del Ayuntamiento de Zaragoza –especialmente a los que trabajan en servicio esenciales- o, si no dispone de medios, que permita al Ayuntamiento continuar con los test rápidos que estaba realizando de forma voluntaria. Este lunes, Salud Pública de la DGA ha informado al Ayuntamiento de que solo se permiten los test en el caso de trabajadores esenciales en aislamiento domiciliario por haber presentado síntomas.

CSIF no comparte esta resolución en la que se rechazan los test que se estaban haciendo desde hace dos semanas de forma voluntaria a muchos trabajadores. El Ayuntamiento compró 1.000 test de detección del coronavirus para su plantilla. Dejar de realizar estos test sin hacer otras pruebas en su lugar supone un riesgo potencial de expansión del coronavirus.

Uno de los sitios más sensibles es la Casa de Amparo. Hasta ahora, el Ayuntamiento estaba realizando su test a los nuevos trabajadores que se incorporaban a este centro. Es un sitio muy sensible donde es fundamental realizar alguna prueba de detección, debido a la elevada media de edad de los usuarios y sus complicaciones de salud.

El Ayuntamiento había solicitado a la DGA autorización para previa para la realización de pruebas diagnósticas COVID-19 en cinco supuestos: personal municipal de servicios esenciales que se encuentre en situación de aislamiento domiciliario por haber presentado síntomas compatibles con COVID-19 y no se hayan realizado pruebas de confirmación; personal de servicios esenciales en cuarentena en su domicilio por haber estado en “contacto estrecho” con un caso sospechoso o confirmado de COVID-19; personal de nueva incorporación a servicios esenciales que vayan a trabajar con usuarios vulnerables (como la Casa Amparo); trabajadores de servicios esenciales en los que se considere necesario en algún momento valorar el estado de la plantilla, y usuarios de nuevo ingreso a dependencias sociosanitarias de la ciudad de Zaragoza.

Este lunes la DGA ha informado al Ayuntamiento de que desestima la realización de pruebas en todos los casos salvo el primero, “por no ser de utilidad en las situaciones descritas y no ajustarse a los criterios de indicación”. Solo en el primer supuesto, se hará el test a los 14 días de la cuarentena, aunque se valorará de manera individualizada realizarlo antes.

Desde CSIF consideramos que si no se controlan los “contactos estrechos” corremos un grave peligro de contagios masivos en los servicios esenciales. Al no realizar un cribado en servicios esenciales que pudieran resultar mermados, puede darse la situación de grave falta de efectivos en colectivos tan importantes como bomberos y policías locales. Y la enfermedad puede propagarse si no se realizan las pruebas al personal de nuevo ingreso en dependencias sociosanitarias, como el Instituto de Salud Pública, el Centro Municipal de Prevención de Adicciones (CMPA) o la zona de Salud Joven Amparo Poch.

Respetamos la legislación actual, pero instamos a la DGA a que si no se permite a los ayuntamientos la realización de las pruebas en los anteriores casos, inexcusablemente sea ella quien se encargue de llevarlas a cabo para salvaguardar los servicios municipales y seguir garantizando un servicio óptimo a los ciudadanos.