CSIF critica las presiones del alcalde de Cosuenda a una trabajadora que se negó a reconocer una firma
El alcalde, Óscar Lorente, quiere sacar ahora su plaza a oposición después de 18 años. CSIF reclama al Ayuntamiento que negocie un convenio para el personal municipal
22 de Enero de 2020

Zaragoza (22/01/2020).- La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denuncia que el alcalde socialista de Cosuenda, Óscar Lorente, está presionando a una trabajadora del Ayuntamiento que desmintió al regidor en una investigación judicial. S.M.E., auxiliar administrativa en el Ayuntamiento desde hace 18 años, negó en abril en el juzgado de Daroca que ella hubiera firmado un expediente urbanístico por el que está siendo investigado el alcalde. Él aseguró que la firma era de ella, y ella lo negó y aseguró que le habían falsificado la firma. Ambos pasaron una prueba caligráfica, de la que no se conocen aún los resultados. Y el tema está pendiente de juicio.

La trabajadora está sufriendo presiones intolerables en los últimos meses para que reconozca que la firma es suya, y se está poniendo en cuestión su valía profesional. Ahora, además, el alcalde quiere sacar su plaza a oposición. CSIF apoya a esta trabajadora –que es delegada sindical- y critica las malas prácticas del alcalde. Estas presiones pueden suponer un ataque a la libertad sindical.

Hace casi tres años que estamos intentando sin éxito reunirnos con el alcalde para negociar un convenio colectivo para los trabajadores del ayuntamiento. Este se niega argumentando que tiene la agenda llena. Los empleados de este ayuntamiento tienen contratos temporales y precarios. Y ahora, de repente, nos enteramos de que este señor en vez de regularizar la situación de todos los trabajadores sacando las plazas por concurso-oposición, lo que quiere es transformar la plaza de la auxiliar administrativa en una de categoría superior y sacarla a oposición libre. Tememos que es una estrategia para castigarla y dejarla fuera del ayuntamiento. Las presiones que está sufriendo esta trabajadora en los últimos meses son inadmisibles. Y la reconversión de su plaza nos parece un paso más que no podemos tolerar.

La plantilla del Ayuntamiento de Cosuenda consta ahora de 10 personas: un secretario interventor interino y 9 laborales. El personal laboral está formado por una auxiliar administrativa (la plaza que se quiere eliminar), un operario de servicios múltiples, una plaza de educación infantil, una plaza de educación de adultos y cinco limpiadoras a tiempo parcial.

El Ayuntamiento de Cosuenda ha celebrado pleno extraordinario este miércoles 22 de noviembre, en el que se ha votado la modificación de la plantilla de personal. La propuesta del alcalde de amortizar la plaza de auxiliar administrativo y sustituirla por una de nueva creación de rango superior de la escala de administración general no ha salido adelante. La propuesta del alcalde ha tenido 2 votos a favor y 5 en contra.

Pedimos que se aclare cuanto antes la situación de esta trabajadora, que se reconozca su trabajo y se proteja su puesto. Y al alcalde le reclamamos que regule las condiciones de sus empleados municipales. Puede adherirse al convenio marco de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP), un trámite sencillo, como hacen muchos otros municipios de la provincia para regular las condiciones de los empleados públicos de la administración local.