CSIF denuncia que el juzgado de paz de Alcorisa vuelve a cerrar por falta de personal
Desde esta semana, el horario de atención al público se reduce a tres horas a la semana, como ya ocurrió en septiembre. CSIF exige soluciones a la Dirección General de Justicia.
22 de Noviembre de 2019

Zaragoza (22/11/2019).- La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denuncia que el juzgado de paz de Alcorisa ha permanecido cerrado este viernes y lo hará más días por falta de personal. El horario de atención al público de los juzgados de paz es de lunes a viernes, de 9.00 a 14.00. Pero desde este jueves 21 el juzgado de Alcorisa solo abre martes y jueves de 9.00 a 10.30, como figura en un cartel que se colgó en la puerta del juzgado.

Esta es la segunda vez en menos de dos meses que el juzgado de paz de Alcorisa recorta su horario y cierra varios días por falta de personal. CSIF ya denunció esta situación el 25 de septiembre. El problema se debe a que sigue sin cubrirse una de las dos plazas de las que consta la plantilla de este juzgado.

Últimamente está asumiendo las funciones del juzgado de paz de Alcorisa uno de los funcionarios del juzgado de paz de Andorra. Esta persona tiene que cubrir las dos agrupaciones de paz al mismo tiempo. Esta medida se tomó porque no había personal en las listas de interinos de Justicia de Aragón en el cuerpo de gestión, pero desde el mes de septiembre hay nuevas listas y nuevos aspirantes. Desde CSIF no entendemos la actitud de la Directora General, cuya respuesta a nuestras preguntas fue tajante: “Las prioridades son otras”, nos dijo.

El único funcionario que permanece en plantilla en Alcorisa es el del cuerpo de auxilio, pero sus funciones son más restringidas y carece de autorización para las gestiones más habituales. Y cuando este funcionario falta por disfrute de vacaciones o, como ahora es el caso, por una baja por enfermedad, el juzgado queda cerrado, quedando atendido únicamente cuando acude la Gestora de Andorra.

Desde mediados de septiembre se están produciendo quejas por parte de los ciudadanos sobre la calidad del servicio del juzgado de paz de Alcorisa. Para realizar las gestiones habituales que antes se resolvían en el acto ahora tardan en resolverse mínimo un día, en el mejor de los casos, cuando no es “vuelva la semana que viene”.

Esto conlleva grandes trastornos para población, como por ejemplo no poder obtener una inscripción en el libro de familia en al acto, lo que implica que no se pueden realizar las tramitaciones necesarias ante el Consistorio de Alcorisa por no tener la documentación pertinente ni ante la Seguridad Social.

Alcorisa es una población pequeña pero su juzgado atiende a ocho poblaciones más, muy dispersas y mal comunicadas entre sí. La Dirección General de Justicia, como garante de la correcta prestación de este servicio público, debe ofertar un servicio eficaz y de calidad. Y un juzgado cerrado no es en absoluto un buen ejemplo de ello.

“Es indispensable y urgente que la Dirección General de Justicia, como órgano competente de los medios personales de la Administración de Justicia en nuestra Comunidad, no demore más esta situación y proceda de inmediato a subsanar las anomalías existentes por falta de personal autorizado en la agrupación de paz de Alcorisa”, afirma Irene de la Riva, representante del sector de Justicia de CSIF Aragón.

La falta de personal también afecta al juzgado de paz de Binéfar, que está funcionando a medio gas. CSIF ha solicitado por escrito una reunión con la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y provincias para tratar este grave asunto que afecta directamente a la población del medio rural, así como a los propios compañeros que allí prestan servicio.