CSIF contesta la idea de la AIReF de desmantelar el servicio público postal: “Son conclusiones de despacho”
Los delegados del sindicato cada día ven el volumen de trabajo en las oficinas, escuchan a los carteros y lo comprueban con sus propios ojos en los propios centros de reparto: casi siempre queda trabajo pendiente porque no hay tiempo material.

Ante las conclusiones alarmistas, que proceden un silencioso informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), en el que se recoge la necesidad de restringir drásticamente el número de oficinas, de reducir el personal y de limitar los días de reparto. Ante esas conclusiones alarmistas, que se anticipan al futuro (“Correos está anclada en números rojos”, “Correos se expone a perder más de 1.700 millones de euros”), la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, no participa de ese debate. Se niega en rotundo a participar de un debate que no tiene razón de ser en una empresa con 300 años de antigüedad; en una empresa que se reinventa cada día y en una empresa en la que los empleados han tenido que trabajar este año hasta en la festividad de Jueves Santo, porque así lo demandaba la Ley Electoral.

Así que a CSIF no le convencen esas conclusiones de despacho, porque nuestros delegados asisten cada día al volumen de trabajo en las oficinas, escuchan a los carteros y lo comprueban con sus propios ojos en los propios centros de reparto: CASI SIEMPRE QUEDA TRABAJO PENDIENTE PORQUE NO HAY TIEMPO MATERIAL. Y esto no es anticiparse al futuro, sino respetar el presente. Respetar el trabajo de una plantilla que supera los 50.000 empleados, que a diario da el equivalente a 15 vueltas al mundo y que llega a 25 millones de hogares.

Así que CSIF defiende que Correos nunca será inviable. Habrá otras tal vez, pero desde luego ésa no es la palabra. No nos convence ese alarmismo como tampoco nos convence confundir la financiación del Servicio Postal Universal con una subvención. Porque no es una subvención, sino el pago de un servicio que Correos presta a la ciudadanía. Y eso no es inviable, sino imprescindible. Por eso CSIF no se deja engañar por un debate que no da miedo. Correos siempre será viable. Lleva más de 300 años siendo viable.