CSI·F RECHAZA EL AUMENTO INDISCRIMINADO DE EXPEDIENTES EN POLICÍA LOCAL
22 de Abril de 2015

CSI·F quiere manifestar su rechazo al proceso abierto a miembros de Policía Local que, desde hace ya un tiempo, está sufriendo el colectivo.
Este sindicato siempre ha defendido el reconocimiento de la profesionalidad de quienes desempeñan un servicio público tan esencial pero tan comprometido a veces.
Por ello, ante los últimos acontecimientos y ante el peligroso sentimiento de desafección profesional que está calando en la plantilla, CSI·F quiere encontrar soluciones a esta situación.
En este sentido, entendemos que se sancione a quien haga mal su trabajo o actúe negligentemente de manera reiterada. Pero no compartimos la forma de obrar de la Jefatura de la Policía Local, que sanciona injustamente a compañeros que han trabajado con suma corrección en sus intervenciones. Jefatura, por algún motivo que desconocemos, malinterpreta estas actuaciones y traslada esa visión sesgada a la ciudadanía.
Repasemos algunos casos que consideramos flagrantes:
Tenemos, en primer lugar, al oficial de Margen Izquierda que intervino con el joven brasileño que después de Nochevieja, desapareció y falleció. CSI·F ha llevado la causa a los juzgados y la vista se celebrará en junio de este año. Consideramos que se está sancionando por parte de Jefatura una correcta intervención, simplemente como consecuencia de la repercusión mediática que obtuvo. En este sentido, solicitamos a Jefatura antes del verano pasado que formulase varios protocolos de actuación ante diversas intervenciones y su trámite posterior, ya que consideramos grave e ilógico que se sancione a alguien por una intervención, sin previamente marcar unas pautas de desarrollo y posterior resolución. Todavía no hemos recibido respuesta sobre la redacción de estos protocolos.
No podemos obviar en esta maraña de expedientes disciplinarios abiertos que, si afecta a alguna unidad en concreto es a la de Prevención de la Seguridad Vial, unidad en la que este sindicato está trabajando actualmente de manera especial mediante el Departamento de Prevención de Riesgos Laborales del Ayuntamiento.
Con el conflicto abierto por la reivindicación de la Reclasificación Profesional y la negociación de calendario, se ha coronado el cupo sancionador con la apertura de expedientes por intervenciones con autobuses urbanos. Diez compañeros cogidos al azar que se han completado con tres más.
CSI·F, llegará hasta el final judicialmente con sus afiliados afectados como ya os hemos manifestado anteriormente, y asumirá cuantas actuaciones judiciales se puedan derivar.
Pero no acaba ahí nuestro papel. Vamos a poner en conocimiento de todos los grupos políticos municipales existentes y los nuevos que puedan surgir tras las próximas elecciones, la situación que está propiciando Jefatura al tramitar todos y cada uno de los expedientes disciplinarios a Régimen Interior sin previamente filtrar internamente, como se hace en el resto de Jefaturas de servicio del Ayuntamiento de Zaragoza.
No alcanzamos a saber cuál es el fin que se persigue al mantener a sus miembros amedrentados y doblegados. Sin que los dirigentes policiales sean conscientes de que el sentimiento que están provocando es generalmente el de desafección laboral, alienación y desencanto por el trabajo y la responsabilidad que conlleva.
Y es que, volviendo en concreto a los tres últimos expedientados por los autobuses, según nos manifiestan los propios expedientados consideramos como GRAVE:
Que el expediente se haya incoado por las declaraciones de una ciudadana requiriente que, según manifiestan los expedientados, ha cambiado su declaración y opinión en torno a los agentes y acudió a la unidad de atención al ciudadano, sitio desde donde fue trasladado directamente por Jefatura a Régimen Interior sin comunicar ni una palabra ni pedir explicación previa alguna a los agentes actuantes, como se hace normalmente con cada queja. Ésta tuvo lugar hace 5 meses y 20 días y se incoa directamente a dos meses de las elecciones.
Se abre con esta acción una peligrosa vía por la que cualquier ciudadano al que le caiga mal la Policía puede interponer su queja y tramitar directamente la apertura de un expediente disciplinario, con la manifiesta indefensión del agente, que se encuentra con un proceso sancionador abierto sin previa comunicación.
Por parte de Jefatura y de su máximo dirigente:
¿Dónde ejerce de máximo responsable si cuando tiene que estar y ejercer se lava las manos y no actúa como jefe, tramitando un expediente por la opinión de una ciudadana sin pedir explicaciones previas?
Además, es precisamente lo que piden y exigen previamente en el caso del oficial que intervino con el ciudadano brasileño y aquí, con el resto, rechazan.
¿Dónde está la profesionalidad y defensa de los miembros a quienes dirigen en el trámite de los expedientes disciplinarios?
Esta dinámica que se está transmitiendo al colectivo desde Jefatura aleja a su máximo dirigente de sus subordinados. No facilita, precisamente, que le sigan y le respeten.
CSI·F siempre defiende a todos los trabajadores desde el prisma de la profesionalidad, coherencia, respeto y desarrollo profesional.
Pretendemos restaurar para TODO el colectivo de Policía Local las ganas de desarrollarse profesionalmente y cumplir con el servicio al ciudadano, haciéndolo con inquietud y pasión por su trabajo.

Ver Galería