CSIF denuncia la “precipitación” del cierre de una planta en el hospital de Benavente que obliga al traslado de una quincena de trabajadores a Zamora
13 de Marzo de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) de Zamora denuncia la precipitación con la que la Gerencia de Salud acordó el pasado viernes 10 de marzo el cierre de una planta del Hospital Comarcal de Benavente. “Una decisión de la que no se ha informado previamente a la junta de personal, y que afecta directamente a una quincena de trabajadores sanitarios del centro, a los que obligan a trasladarse al hospital de la capital a partir de este lunes”, lamenta CSIF.

A las 14:30 horas del viernes 10, con la planta ya cerrada, quedaban libres tan sólo 5 camas en el hospital de Benavente, según la propia Gerencia, indica CSIF. “Este dato deja entrever que la limitación de los recursos técnicos y humanos del hospital quedan en evidencia. Están gestionando dando bandazos, de manera improvisada y con malas formas y falta de respeto hacia los trabajadores”, remarca el sindicato independiente.

La Gerencia aduce razones de optimización de los recursos, al haber detectado desde hace más de 15 días que existía una disponibilidad superior a las 15 camas libres de media, indicando que el ahorro producido con la medida podrá ser destinado a otras partidas que lo precisen, como por ejemplo las sustituciones de personal. Una argumentación que no convence al sindicato, que aclara que “si los pacientes de la capital se derivaran a otras provincias, también quedarían camas libres en Zamora”

CSIF califica la medida de “discutible”, “improvisada” y de “atropello” a los trabajadores del centro hospitalario. Como consecuencia de la decisión del cierre de la planta, 7 técnicos de cuidados auxiliares en enfermería, 5 enfermeras y 2 celadores han visto alterados repentinamente sus turnos de trabajo, permisos, vacaciones y planes de conciliación de la vida familiar y laboral, debiendo trasladarse a Zamora a partir de este lunes, critica CSIF.

“Parece que en el ámbito sanitario únicamente son los criterios económicos los que priman, por encima de la calidad asistencial”, insiste CSIF Zamora, que ha propuesto que los pacientes sean ubicados en habitaciones individuales cuando haya disponibilidad. Asimismo, remarca que, en caso de necesitarse más camas en cualquier momento, habría que dar marcha atrás en la medida del cierre de la planta, por el ‘colchón’ de camas disponible que tiene comprometido el hospital de Benavente.

Llama la atención que desde hace casi 6 meses existe una plaza de médico de urgencias sin cubrir, tras la jubilación de su titular, a la que se van a añadir a corto plazo otras dos plazas libres por bajas programadas de sus respectivos titulares, recalca CSIF.

“Si en los hospitales recién inaugurados desvían pacientes, y si no se contratan los médicos necesarios”, valora CSIF, “¿para qué se necesitan los gestores y los políticos, y dónde queda su responsabilidad?”.

CSIF reclama que, “al menos, el ahorro producido revierta en costear el trasporte de los trabajadores desplazados a Zamora por causas ajenas a su voluntad, de la misma manera que se realiza con los médicos del hospital de Zamora que se desplazan a Benavente; y en la contratación de las bajas pendientes de cubrir en el Servicio de Urgencias del Hospital de Benavente”.

“¿O es que en Urgencias tampoco hay pacientes?, ironiza CSIF, que considera “que ofrecer a Benavente una piruleta para luego quitársela no es respetar a su gente, y supone una tomadura de pelo por parte de los políticos responsables. Por eso apoyaremos las iniciativas ciudadanas reivindicativas, para que este nuevo hospital de Benavente tenga los recursos suficientes para ofrecer unos servicios sostenibles y continuados, y la calidad sanitaria que demanda la comarca”.