CSIF reclama más concienciación y atención para los riesgos laborales de los profesionales de emergencias
Tras la última agresión a un médico producida en Salamanca, se pone de manifiesto una vez más la necesidad de asistencia y protección a los profesionales
31 de Mayo de 2017

El consejero de Sanidad, Antonio M.ª Sáez Aguado, ha señalado la incomodidad de los horarios, ciertas limitaciones en las instalaciones de alguna base de la UME, la disponibilidad de los medios de protección adecuados, o la formación, como algunos de los riesgos laborales de los primeros intervenientes en emergencias, que son una “pieza fundamental” en la resolución de las situaciones de emergencias y en la atención a las víctimas. El consejero, que ha inaugurado la jornada ‘Atención a los primeros intervinientes en emergencias y catástrofes’ organizada por CSIF Valladolid, que se ha celebrado en el salón de actos de las Cortes de Castilla y León, ha valorado la importancia de esta jornada, en la que se han tratado los riesgos laborales que sufren los profesionales que se ‘enfrentan’ a catástrofes y otras situaciones de emerencias, y las técnicas y los recursos que hay para evitar esos sufrimientos psicológicos y otros traumas.

Unos riesgos que pueden condicionar el estado de ánimo y la actuación de unos colectivos que están para ayudar a los demás, explica la presidenta provincial de CSIF Valladolid, María José San Román. “Aunque nos pueden parecer ‘supermanes’, son personas y trabajadores que están sometidos a numerosos riesgos laborales potenciales, que a nadie le ha preocupado. Quizás, porque se ha considerado, equivocadamente, que ciertos riesgos formaban parte de su trabajo diario, no se les ha prestado la atención suficiente, ni se han incluido en la prevención de riesgos laborales”, añade San Román.

Cerca de 300 profesionales han asistido a la jornada. Bomberos, policías locales y nacionales, guardia civil, personal de atención directa a enfermos, personal sanitario y de emergencias, trabajadores de los operativos de extinción de incendios, o delegados y representantes de estos grupos profesionales, han estado presentes, “para concienciarse de la importancia de proteger su salud y prevenir alteraciones físicas o psicológicas, que puedan surgir a consecuencia de su actuación en catástrofes o situaciones de emergencia”, recalca la presidenta de CSIF Valladolid.

“La seguridad laboral de estos colectivos, muy desatendida, es también una garantía de seguridad y de atención para toda la ciudadanía y la sociedad”, valora San Román. En la provincia de Valladolid hay más de 260 bomberos (unos 150 en el Ayuntamiento de Valladolid y el resto de Diputación), unos 600 policías locales, 22 médicos y otras tantas enfermeras en las unidades móviles de emergencias, o 21 médicos y 9 enfermeros en la CCU.

“Cualquier persona puede tener una experiencia o vivencia abrumadora, aterradora, que se escapa de su control, como puede ser sufrir o presenciar un accidente laboral, o un accidente de tráfico, ser víctima de un atraco, o presenciar un fallecimiento”, apunta San Román. “Sin embargo, determinados trabajadores o profesionales, por las características de su trabajo, están expuestos de forma continua a este tipo de escenas y acontecimientos a lo largo de la jornada laboral”, añade.

Los potenciales riesgos laborales de los primeros intervinientes en emergencias y catástrofes “es un tema novedoso, un tanto escabroso que tenemos que atender, porque la seguridad laboral de esos colectivos es también una garantía de seguridad y de atención para toda la ciudadanía y la sociedad”, insiste San Román.

CSIF considera que, “al igual que en cualquier otra valoración y actuación ante un potencial riesgo laboral, en el caso de los profesionales que actúan como primeros intervinientes en emergencias y catástrofes, también hay que evitar sus riesgos laborales y de salud, y deben analizarse las características de esos puestos de trabajo y aplicar las medidas correctoras necesarias”, según ha indicado la secretaria de Prevención de Riesgos Laborales de CSIF nacional, Encarna Abascal.

Los ponentes de la jornada, todos ellos con amplia experiencia en medicina laboral, en actuación en situaciones de emergencias y catástrofes, o en atención a sus intervinientes, han sido Rafael Ceña, Aurora Rozadilla, Pedro Arnillas y Francisco Martínez. Estos expertos han explicado cómo el desgaste y el mal manejo de una emoción puede desbordar el estado emocional del trabajador; han indicado cómo evitar e identificar el síndrome de estrés postraumático; han mostrado el manejo de equipos de protección individual, a la hora de intervenir en personas con enfermedades contagiosas; o han detallado cómo debe ser el perfil del interviniente.