Un millar de empleados públicos atienden los servicios básicos en la provincia de Valladolid durante Navidades
27 de Diciembre de 2016

Alrededor de un millar de empleados públicos atienden cada día de estas fechas navideñas los servicios públicos en la provincia de Valladolid, para que el resto de ciudadanos puedan disfrutar de unas buenas fiestas, con todos los servicios básicos operativos, como es la seguridad, la asistencia social o la salud. La presidenta provincial de CSIF Valladolid, María José San Román, destaca que “en fechas como éstas es cuando hay que valorar, de manera más especial, el trabajo de los empleados públicos, que garantizan el funcionamiento y la estabilidad de nuestra sociedad”.

Unos 25 bomberos, más de 20 policías locales, un centenar de operarios de limpieza, unos 90 trabajadores en servicios sociales y de fomento de la Junta, más de 340 profesionales sanitarios en los hospitales y centros de salud, son algunas de las cifras que ponen ‘cara’ a los empleados públicos que trabajan en Navidades, a los que hay que sumar Policía Nacional, Guardia Civil, funcionarios de prisiones, agentes medioambientales y otros cuerpos y servicios de las diferentes administraciones.

“Un trabajo que se lleva a cabo desde el compromiso y el sentido de servicio a la sociedad, con todo el cariño, y más en estas fechas tan entrañables, donde tantos ciudadanos necesitan la ayuda y el apoyo de la sociedad y de las instituciones, que se realiza a través de los empleados públicos”, recalca María José San Román.

CSIF quiere recordar que “mientras nos sentamos a la mesa para disfrutar de la cena de Nochebuena o Nochevieja con la familia, hay servicios públicos que trabajan como cualquier día del año o incluso se refuerzan”.

“Se ha orquestado una campaña de desprestigio contra los empleados públicos, pero nosotros queremos reconocer su labor en fechas como estas, cuando todo cierra, los servicios públicos están ahí”, enfatiza la presidenta de CSIF Valladolid. “Los trabajadores del Centro de Atención de Minusválidos Psíquicos (CAM), los de la residencia asistida de Valladolid o la de la mixta de Parquesol, los del Zambrana o José Montero están con su otra familia, con quien les necesitan cada día del año”, concluye San Román.

CSIF confía en que, después de tantos recortes por parte de las administraciones, el nuevo momento político y social permita la recuperación de los derechos perdidos de los empleados públicos, así como el incremento de plantillas, una cuestión importante para garantizar la calidad de los servicios, que es lo mismo que el bienestar de todos los ciudadanos.