CSIF alerta de la necesidad de seguir concienciando sobre la lacra social de la violencia de género
25 de Noviembre de 2016

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) de Valladolid, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, advierte “del incesante aumento de mujeres víctimas de la violencia machista, a pesar del esfuerzo normativo, institucional y social”.

María José San Román, presidenta de la Unión Provincial de CSIF Valladolid lamenta “que las administraciones y la sociedad en su conjunto, no podamos parar la manifestación más infame de la desigualdad entre mujeres y hombres, como es la violencia de género”. Recuerda que en Valladolid se mantenían 498 casos activos en el pasado mes de octubre, según datos de Viogén (Sistema de Vigilancia Integral de casos de Violencia de Género) y 2.521 en el conjunto de Castilla y León.

CSIF tampoco se olvida de los 4.114 casos de víctimas de la provincia de Valladolid, que están registrados actualmente en el sistema Viogén, ni de los más de 18.700 en toda la Comunidad de Castilla y León. Insiste en la necesidad de “erradicar la muerte de mujeres a manos de sus parejas y exparejas, porque en Castilla y León ya suman 6 mujeres asesinadas en lo que va de año, cuando en 2015 fueron 2, lo que evidencia que no estamos consiguiendo detener esta lacra social.

“Para lograr cambios desde la raíz del problema de la violencia de género, o cambios en los comportamientos culturales fuertemente arraigados”, desde la Secretaría Técnica de Igualdad de CSIF Valladolid “queremos hacer visible nuestro papel como agente implicado en la prevención y detección de casos, dentro y fuera del ámbito laboral”, apunta María José San Román. “Nos comprometemos a seguir colaborando con el conjunto de las administraciones públicas en la lucha contra toda manifestación de violencia sexista, a reforzar la difusión de medidas y derechos en materia de igualdad de oportunidades, y a impulsar el desarrollo de políticas de igualdad”.

Este año, en la campaña de sensibilización impulsada por CSIF, a través de las diferentes redes sociales, y en los todos los centros de trabajo, “hemos lanzado un mensaje claro y directo de repulsa absoluta a la violencia contra la mujer”. A través de esta campaña, “#comprometidos25N”, el sindicato CSIF quiere concienciar a la ciudadanía de que las víctimas “no son cifras, son nombres, así como de la importancia de ‘ponernos en su piel’.

María José San Román añade que es “imprescindible la implicación de todos los agentes sociales, y que las administraciones públicas realicen una apuesta decidida por la mejora de la prevención, la atención integral a las víctimas, y la eficacia policial y judicial en la lucha frente a este problema”. En CSIF “queremos extender este compromiso entre los compañeros y compañeras de nuestro entorno laboral, para promover una gran coalición frente a este problema”.

Como agente social independiente, y como sindicato mayoritario dentro de las administraciones públicas, CSIF es consciente de la relevancia que tienen los empleados públicos en la atención a las víctimas de violencia desde los diferentes los ámbitos (social, sanitario, policial o jurídico). Por ello, en CSIF “promovemos actuaciones de formación dirigidas a los profesionales implicados en la lucha contra la violencia de género, llevando a cabo seminarios, jornadas, cursos y debates para nuestros delegados sindicales, tanto en temas de igualdad como en prevención de la violencia”.

CSIF no duda de la voluntad de las diferentes instituciones y administraciones en la lucha contra la violencia de género, pero el hecho de que sólo un tercio de las víctimas mortales en España haya interpuesto una denuncia previa, nos obliga a reflexionar.

Desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios de Valladolid, queremos trasladar a las administraciones competentes, la necesidad de analizar las carencias y deficiencias del sistema, de ofrecer respuestas más ágiles y eficaces a todas las víctimas, y de proteger y reparar el daño a las víctimas más silenciosas, las menores víctimas de violencia género.