CSIF denuncia la imposición de un nuevo horario no negociado al personal educador infantil de las escuelas que gestiona el Ayuntamiento de Valencia
El sindicato, junto a CCOO, UGT y STAS-IV, difunde un comunicado en el que considera "inaceptable el retroceso en las condiciones de trabajo"
23 de Abril de 2019
José Sánchez, delegado de CSIF en el Ayuntamiento de Valencia

En la junta de Gobierno Local del pasado jueves se aprobó el horario de trabajo que afectará al personal educador infantil de las cuatro escuelas infantiles de gestión pública del Ayuntamiento de Valencia.

Este horario de trabajo no ha sido aprobado por ninguna de nuestras organizaciones sindicales y en consecuencia goza del rechazo unánime de la plantilla.

Con la imposición del presente horario se rompe una larga tradición de acuerdos entre el ayuntamiento y los distintos colectivos profesionales que lo integran.

El horario impuesto se aleja mucho del existente durante más de una década y de las condiciones pactadas por nuestros sindicatos en el ámbito de la Consellería de educación para el personal educador del primer ciclo de infantil. Es absolutamente inaceptable el retroceso en condiciones de trabajo que se impone, una vez que las condiciones marco pactadas en la Mesa Sectorial de Función Pública donde se mejora notablemente las condiciones del personal educador infantil.

El acuerdo de la JGL supone de facto la relegación de las actividades pedagógicas a un plano absolutamente secundario. Se ha optado por un modelo netamente asistencial, desechando el modelo “pinedo”, un proyecto con 25 años de experiencia que ha convertido este centro en una escuela infantil pública de referencia. Se liquida el modelo justo ahora cuando más presente debiera haber estado, una vez que se ha dado un paso decidido para generalizar la prestación de este servicio esencial desde el ámbito municipal.

Entre otras cosas, se carece de un proyecto educativo diversificado y programado a toda la estancia en la escuela y encaminado a mejorar la formación y el avance en el aprendizaje y en consecuencia prevenir el fracaso escolar. Se carece de espacios y tiempos para la correcta programación de las actividades a realizar cada día. Se abandonan las actividades al aire libre. También se carece del personal de apoyo necesario para atender adecuadamente los comedores escolares.

Hemos solicitado una reunión con todos los grupos municipales presentes en el Ayuntamiento y con las AMPAS de las cuatro escuelas. No cesaremos en nuestro empeño de reivindicar un horario de trabajo digno para el personal educador que permita asegurar la correcta prestación del servicio, acorde con una enseñanza pública de calidad. El funcionamiento de la escuela de pinedo, convertida durante décadas en referente de calidad educativa, es un claro ejemplo de que las cosas pueden hacerse de otra manera.