CSI•F reclama al Ministerio de Empleo que aumente un 10% la plantilla de las oficinas de Valencia
El sindicato lamenta que personal auxiliar tenga que realizar funciones de técnico y avisa de posibles errores por la presión
25 de Octubre de 2016

CSI·F reclama al Ministerio de Empleo y Seguridad Social que refuerce con urgencia las plantillas en sus oficinas en la provincia de Valencia. En la actualidad desarrollan su labor en ellas 326 efectivos. La central sindical considera necesario, al menos, un 10% más, de manera que alcance los 360 trabajadores. La central sindical también pide una revisión de instalaciones y un plan de modernización.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) explica que alrededor del 80% de la labor llevada a cabo en las oficinas estatales de empleo consiste en tareas técnicas. No obstante, en las citadas dependencias solo aproximadamente el 30% de las plantillas está compuesta por personal técnico. El resto lo configuran auxiliares y administrativos.

CSI·F lamenta que al personal auxiliar “se le invita a realizar tareas de superior categoría sin que esto implique incremento salarial ni reclasificación profesional. Incluso esa ´invitación´ se puede convertir en presión, sobre todo para funcionarios interinos, a los que se les aplica en ocasiones la movilidad geográfica forzosa”.

El sindicato señala la importancia de la tarea llevada a cabo al explicar que estos empleados públicos “se ven presionados a reconocer los derechos que comportan prestaciones por desempleo en tiempos de cinco, diez o quince minutos. En la mayoría de los casos han de verificar un número importante de requisitos y aplicar criterios jurídicamente complejos. En estas condiciones de trabajo el margen de error se multiplica”.

CSI·F urge a una racionalización e incremento de la plantilla actual. También pide retomar el plan de modernización del Servicio Público de Empleo Estatal. Del mismo modo, reclama que “no se fuerce a empleados públicos a realizar trabajos que no les corresponden por ser propias de grupo superior y que cesen las medidas coercitivas encubiertas”. Igualmente reivindica que “si desarrolla tareas de superior categoría, se remunere al empleado público en esa medida, además de facilitarle procedimientos de promoción interna flexibles al grupo del que lleva a cabo esa labor”.

REPERCUSIÓN