El Tribunal Supremo reconoce al personal laboral fijo discontinuo de la Junta el derecho a que los periodos no trabajados sean computados a efectos de antigüedad para cobrar trienios y promocionar
09 de Octubre de 2020

El Tribunal Supremo reconoce al personal laboral fijo discontinuo de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha (JCCM) el derecho a que los periodos no trabajados sean computados a efectos de antigüedad para cobrar trienios y promocionar

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) había logrado que este derecho le fuera reconocido al personal fijo discontinuo de la Agencia Tributaria a través de una Sentencia del Tribunal Supremo de 25 de junio de 2020 que condenaba a esa Administración a reconocer y hacer efectivos los trienios del personal con contratos fijos discontinuos en idénticas condiciones que el resto de empleados públicos.

Ahora, el Tribunal Supremo ha confirmado por Sentencia de 30 de septiembre de 2020 que este derecho se debe extender al personal laboral fijo discontinuo de la JCCM, algo a lo que la Junta se negaba a pesar de que la sentencia ganada por CSIF en junio de este año establecía con claridad que la condición de fijo discontinuo no podía erigirse como un elemento discriminatorio en perjuicio de los trabajadores.

La sentencia aplica al personal laboral fijo discontinuo de la JCCM el mismo criterio que aplicó para el personal de la Agencia Tributaria: a efectos de devengo de trienios la Administración debe computar el tiempo de prestación de servicios (antigüedad) y no únicamente el tiempo efectivamente trabajado. Así lo exige el Acuerdo Marco sobre trabajo a tiempo parcial y así lo ha declarado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en aplicación del principio general que establece que las condiciones de empleo del personal temporal no pueden ser menos favorables que las de los trabajadores a tiempo completo comparables. Si los contratos de los trabajadores fijos y de los fijos discontinuos tienen una duración equivalente no resulta admisible que el trabajador a tiempo parcial adquiera la antigüedad que le da derecho a un trienio a un ritmo más lento que un trabajador a tiempo completo. El Tribunal recuerda también que el principio de no discriminación entre los trabajadores a tiempo parcial y a tiempo completo se aplica a las condiciones de empleo, entre las que figura la retribución, que a su vez incluye los trienios, por lo que la retribución de los trabajadores a tiempo parcial debe ser la misma que la de los trabajadores a tiempo completo en términos de prorrateo de tiempo.

La sentencia también hace hincapié en que no reconocer la antigüedad de unos y otros trabajadores en las mismas condiciones constituye además una discriminación indirecta ya que perjudica mayoritariamente a las trabajadoras, que es el grupo principal de personal fijo discontinuo de esa Administración según los datos remitidos al Tribunal por el Gobierno español.

Al no seguir este criterio, la Junta de Comunidades está produciendo una diferencia de trato peyorativa para los trabajadores fijos discontinuos en relación con los trabajadores a tiempo completo ya que, ante un mismo periodo de prestación de servicios, los segundos devengan un trienio al transcurrir tres años, en tanto que a los primeros se les tiene en cuenta, no la duración de la relación laboral, sino el tiempo de servicios efectivamente prestados, con lo que se retrasa el reconocimiento y el pago de su complemento de antigüedad así como la posibilidad de aportarlo como mérito en procesos selectivos y de promoción profesional.

Esta doctrina, que la Agencia Tributaria ha tenido que acatar tras la sentencia ganada por CSIF, será la que tiene que aplicar la JCCM tras la reciente Sentencia de 30 de septiembre. La cuestión es si lo hará de oficio y de ese modo evitará a sus trabajadores fijos discontinuos el paso por la reclamación administrativa y el posterior proceso judicial, o si obligará a los más de 1.200 trabajadores laborales discontinuos de la Consejería de Educación, como colectivo más afectado aunque no el único, a tener que plantear reclamaciones y juicios individuales que añadirán una carga innecesaria a una Administración y unos Tribunales ya de por sí sobrecargados, con el único fin de dilatar lo inevitable, ya que los juzgados y tribunales de la Región no harán sino aplicar la doctrina unificada del Tribunal Supremo obligando a la Junta a reconocer los trienios de su personal fijo discontinuo en función de su antigüedad, y no del tiempo efectivamente trabajado.

CONSULTE LA SENTENCIA EN EL DOCUMENTO ADJUNTO: