CSIF rechaza las agresiones vertidas hacia siete trabajadoras del Hospital Virgen de la Salud de Toledo por una embarazada que se negó a seguir el protocolo Covid y resultó ser positivo
-La Central Sindical se solidariza con estos hechos que ha dado a conocer este lunes el Colegio de Enfermería de Toledo y subraya que procederá a las acciones legales que sean pertinentes para denunciar la situación
-CSIF recuerda que el pasado 4 de agosto se vivió un episodio similar en un consultorio médico de Novés e insta a la Administración regional a extremar las medidas de protección en los centros sanitarios
24 de Agosto de 2020
CSIF rechaza las agresiones vertidas hacia siete trabajadoras del Hospital Virgen de la Salud de Toledo por una embarazada que se negó a seguir el protocolo Covid y resultó ser positivo

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) muestra su más firme rechazo ante las agresiones verbales que sufrieron, el pasado 18 de agosto, siete trabajadoras del Hospital Virgen de la Salud de Toledo por parte de una mujer embarazada y su marido que se negaron a seguir el protocolo Covid durante el proceso del parto, tal y como ha denunciado hoy el Colegio de Enfermería de Toledo a través de un comunicado.

Según ha podido saber el sindicato, los hechos comenzaron en urgencias, a donde la pareja se trasladó sin mascarilla, lo que supone un delito contra la salud pública ya que el uso de la misma es obligatorio en los hospitales. Tras varias negativas a ponérsela y verter todo tipo de improperios a la matrona que les atendió, la mujer finalmente accedió a entrar con ella al paritorio aunque siguió sin cumplir las normas, llegando incluso a bajársela para toser en la cara de una de las trabajadoras. Por si fuera poco, el marido de la misma se negó a que la madre se sometiese a la prueba PCR durante el puerperio, en la que tuvo que intervenir el jefe de servicio y que finalmente se le pudo practicar, obteniendo como resultado que era positivo en coronavirus.

El sindicato lamenta las circunstancias vividas por estas trabajadoras que, por desgracia, no suponen un hecho aislado y se mantienen en línea con los actos violentos advertidos contra el personal de centros sanitarios de toda España desde el comienzo de la crisis sanitaria. Sin ir más lejos, la provincia de Toledo sufrió un episodio similar en Novés el pasado 4 de agosto, cuando una médica y una enfermera recibieron amenazas de muerte por parte de un vecino de la localidad.

Con vistas en esto, CSIF subraya que establecerá las acciones legales que sean pertinentes para denunciar la situación vivida en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo e insiste en la necesidad de reforzar medidas de seguridad entre los profesionales del ámbito sanitario, por lo que alienta a la Administración regional a no escatimar en esfuerzos y reforzar medidas como la aplicación AlertCops, la instalación del botón del pánico, adaptar los espacios de consulta para que puedan ser abandonados con rapidez o aumentar la instalación de cámaras de vigilancia, entre otros.