Los interinos exigen al consejero de Hacienda que dé la cara, en un nuevo ‘martes negro’
A las puertas de la delegación de Bienestar Social reclaman al Gobierno regional que se siente a negociar y que recuerde sus palabras de 2015: “Aquí no sobra nadie”
03 de Julio de 2018
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha vuelto a unirse hoy a una nueva convocatoria de ‘martes negro’ del personal interino exigiendo al consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, que “dé la cara y no se esconda detrás de declaraciones que sólo consiguen enfrentar al personal interino con los opositores”.

Así pues, mientras “no se convoque una mesa sectorial en serio, es decir, en la que nos den toda la documentación con la información que solicitamos y con el compromiso de que no se va a perder empleo público, vamos a seguir peleando”, han explicado los representantes sindicales presentes.

Además, se ha hecho hincapié en “continuar con la lucha como ya lo hicimos en 2015”, mientras Ruiz Molina no asegure que “aquí no se va a cesar a nadie y que esta oferta va a servir para reforzar los servicios públicos”.

Durante la concentración se ha exigido una mesa sectorial en la que se ofrezca toda la información explicando por qué no han salido todas las plazas en la oferta de destino. Se trata de 178 plazas de la Oferta de Empleo Público de 2016, que supuestamente venía reforzada con la tasa de reposición de 2015: es decir, todo el personal que se ha ido jubilando en este período o ha ido abandonando sus puestos de trabajo en la Administración.

“Si se adjudican con interinos es una pérdida de empleo público de dos por uno. Por cada persona que entra en la Administración, se van dos: la que se ha jubilado y cuya plaza no se ha cubierto y el personal que quieres cesar en esta propia adjudicación. Esto atenta contra el propio empleo público y contra la calidad de los servicios que se ofertan a la ciudadanía”, han añadido.

Por eso, “nos parece grave esta forma que quieren de adjudicar esta OEP, máxime de un Gobierno que en su día dijo que aquí no sobraba ningún interino y que Cospedal tenía que pedir disculpas y cesar a su consejero de administraciones públicas por cuestiones similares que se produjeron en la anterior legislatura. Cómo queda la credibilidad del presidente y qué va a hacer a partir de ahora, porque la gente está sufriendo como ocurrió en 2014 y 2015”, se preguntaban los interinos.