CSIF denuncia la ausencia de noticias respecto a las oposiciones docentes
El sindicato exige la confirmación inmediata del sistema de acceso y de la tipología de las pruebas
27 de Septiembre de 2017

Zaragoza (26/9/2017).- Tras la firma de uno de los mejores acuerdos de oposiciones en Aragón, por el que los docentes aragoneses pueden conocer las especialidades que se convocarán con más de un curso de antelación para 2018 y 2019, sigue la incertidumbre respecto a las plazas, a las pruebas y a las características del concurso-oposición.

Este sindicato no se conforma con que la ausencia de noticias signifique de forma subliminal el mantenimiento del modelo de acceso que desarrolla el Real Decreto 276/2007.

CSIF exige la confirmación por parte del Departamento de Educación, que es quien debe instar al Ministerio a que se pronuncie de inmediato confirmando si se mantiene el sistema de acceso vigente o si va a existir algún cambio con respecto a las convocatorias de oposiciones docentes anteriores.

En opinión de CSIF, cualquier cambio que quiera hacerse en cuanto al temario debe publicarse con, al menos, dos cursos de antelación, que es, aproximadamente, lo que suelen dedicar los profesores a preparar las oposiciones. Es un hecho que hay miles de docentes del cuerpo de Maestros que comenzaron el curso pasado a preparar a conciencia las oposiciones de 2019. Por no mencionar la carrera contrarreloj de los cuerpos de Enseñanzas Medias para afrontar con éxito las de 2018…

Respecto al sistema de acceso, los tiempos hacen imposible grandes cambios que no afecten negativamente a los opositores. Por lo tanto, cualquier modificación del actual Real Decreto de Acceso a la Función Pública Docentes (RD276/2007) debe hacerse en positivo.

CSIF apuesta por un sistema no eliminatorio, donde se dé la oportunidad de que todos los aspirantes puedan demostrar no sólo sus conocimientos científico-teóricos sino también los pedagógicos y de aplicación real en el aula, permitiendo así que puedan mediar ambos en la fase de oposición.

Para ello y con el fin de evitar el hándicap del tiempo de corrección en el mes de julio, este sindicato propone que la primera prueba sea tipo test en lo que respecta a la evaluación del temario, eliminando los subjetivos casos prácticos de desarrollo que discriminan negativamente según la especialidad, el año de oposición e incluso la comunidad autónoma. No hay que olvidar que somos funcionarios del Estado y el sistema de acceso y pruebas debiera de ser común en toda España.

De este modo, habría tiempo de sobra para el desarrollo de la parte práctica, la cual tendría que ser grabada en vídeo para hacer de la evaluación y de las posibles reclamaciones un proceso más objetivo.

CSIF también apuesta por la publicación de los criterios de evaluación y calificación junto con la publicación de la convocatoria, requerimiento que nunca se ha cumplido por parte del Departamento de Educación en Aragón, a diferencia de otras comunidades como Extremadura o Castilla La Mancha, que sí los publica, lo que sirve de gran ayuda a los miembros de los tribunales.

En definitiva, este sindicato cree muy importante el avance logrado de poder conocer las especialidades convocadas con al menos un curso de antelación, pero de nada sirve si existen incertidumbres en el sistema de acceso y el tipo de pruebas o, lo que es peor, si las cambian a “cuatro” meses del examen, como nos ha sucedido en alguna ocasión…