CSIF denuncia a la Tesorería General de la Seguridad Social por las barreras arquitectónicas en uno de sus edificios de Sevilla
ACTUALIDAD | RIESGOS LABORALES
25 de Febrero de 2020
  • El sindicato presenta un escrito ante la Inspección de Trabajo por el incumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales en la OISS situada en la calle Niebla.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios en Sevilla ha denunciado a la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social de Sevilla ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social por el incumplimiento de la normativa de Prevención de Riesgos Laborales en la Oficina Integral de la Seguridad Social (OISS) situada en la calle Niebla, número 19, de Sevilla.

CSIF Sevilla, sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha alertado de los problemas generados por las características del edificio en el que los empleados realizan su trabajo, ubicado un nivel por debajo de la calle. Si bien la zona de trabajo tiene luz natural porque da al parking, su evacuación ante una situación de riesgo sería a través de una puerta de emergencia que da a un talud, el cual solo se puede salvar por una escalera.

La central sindical ha referido también que la puerta de evacuación de la oficina cuenta con un escalón que constituye un obstáculo parta el desalojo del edificio. Un hecho que se viene reflejando desde 2016 en los informes de evaluación de riesgos laborales del Instituto Nacional de la Seguridad Social, así como en distintas comunicaciones de CSIF a través del delegado sindical de Prevención, Juan José Carmona, sin que por el momento se haya obtenido solución alguna.

A las dificultades para la evacuación se suman otros episodios que incumplen la normativa de prevención de riesgos laborales existente. En noviembre de 2017 se produjo un escape de gas en la calle Arcos, que se podría haber solventado abriendo las ventanas para la ventilación del local, sin embargo no se pudo hacer por la inexistencia de manivelas para la apertura y el cierre de las mismas.

CSIF ha denunciado que, por indicación del secretario provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social, dichas manivelas han sido retiradas para que no se puedan abrir las ventanas y de esta manera se mantenga la temperatura del local. El sindicato ha pedido de manera reiterada que sea el director de la Oficina quien las custodie pues de lo contrario se va en contra del plan de emergencia del propio edificio, que recomienda abrirlas ante casos como un escape de gas o un aviso de bomba. En el mencionado simulacro, además, se tuvo que desalojar un carro de bebé en volandas por la escalera de acceso al aparcamiento ante la inexistencia de una rampa de evacuación.

Carmona, delegado sindical de CSIF, ha hecho hincapié en las barreras arquitectónicas existentes que dificultan tanto el acceso como la salida del edificio y ha exigido en varias ocasiones que se habilite una rampa para la evacuación de casos como el citado y de personas en sillas de ruedas. El Delegado de Prevención manifiesta que no existe un itinerario seguro ante una evacuación por una emergencia, habiéndose dado el caso de no poder desalojar a dos personas con movilidad reducida en un simulacro de incendio realizado en el mes de noviembre de 2019, por lo que si la situación hubiera sido real las consecuencias podrían haber sido peores. Durante otro simulacro en la Dirección Provincial, los responsables de la Entidad decidieron que tres funcionarios no participasen alegando que sus puestos no podían quedar sin cobertura.

Por todo ello, CSIF ha presentado una denuncia ante la Inspección de Trabajo por el incumplimiento por parte de la Dirección Provincial de la TGSS de Sevilla de la Orden PRE/466/2008 de 20 de Febrero, por la que se determinan las especificaciones y características técnicas de las condiciones y criterios de accesibilidad y no discriminación establecidos en el Real Decreto 366/2007, de 16 de marzo. En dicha normativa se especifica que las oficinas de atención al ciudadano, con carácter preferente, se ubicarán en plan a nivel de la vía pública y, cuando esto no sea posible, el edificio deberá disponer de rampas de acceso o ascensores con características que permitan su uso autónomo y seguro por personas con alguna discapacidad.