CSIF denuncia el colapso que sufre la Jefatura de Tráfico de Segovia porque está sin cubrir la mitad de su plantilla
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) alerta del colapso que sufre la Jefatura Provincial de Tráfico de Segovia porque está sin cubrir la mitad del personal de la plantilla, “que se ha convertido en un quebradero de cabeza para los ciudadanos segovianos que quieran realizar cualquier trámite relativo a vehículos, sanciones o conductores; y también para los trabajadores de ese servicio público. Sólo hay 17 puestos cubiertos de 31, según la Relación de Puestos de Trabajo (RPT)”.
10 de Septiembre de 2018

Las consecuencias de la falta de la mitad del personal en la Jefatura Provincial de Tráfico se han visto agravadas por las vacaciones de este verano, explica CSIF, “provocando que muchos días la ventanilla de atención al público haya estado atendida por un único empleado, de los 12 que debería haber de plantilla, estando cubiertas solo 4 plazas”.

CSIF denuncia que suele ocurrir que la página web no ofrezca a los usuarios la posibilidad de concertar la cita previa por estar completo el horario de atención al cliente para los siguientes días, “y al intentarlo nuevamente sigue saliendo el mismo mensaje”. La dificultad para concertar una cita, “en un periodo de tiempo razonable, está obligando a los segovianos a probar en jefaturas de otras provincias como Valladolid y Madrid, o a pagar a una gestoría para que realice esos trámites, con los consiguientes perjuicios, incomodidades y costes para los usuarios, unas circunstancias intolerables e inadmisibles”.

Resulta “lamentable”, remarca CSIF, que un servicio público básico como es la Jefatura de Tráfico de Segovia no pueda atender “adecuadamente y en tiempo” a los ciudadanos. Por ejemplo, cuando solicitan el permiso internacional que les permita conducir en otros países; cuando se realizan matriculaciones o transferencias de vehículos; o cuando los conductores hayan extraviado el carné o el permiso de circulación. “Situaciones en las que los afectados pueden sufrir graves perjuicios o riesgos a ser multados”, recuerda CSIF.

“El retraso en la presentación de un recurso contra una multa o en obtener información sobre ella a través de las dependencias de la Jefatura, aunque pueda hacerse por medios telemáticos, puede tener también consecuencias económicas negativas para el conductor, mientras que, si pagas a una gestoría, los trámites los tienes resueltos en pocos días”, indica CSIF.

Este sindicato independiente denuncia que de una plantilla que reconoce la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de 31 trabajadores, y que ya no se dimensionó adecuadamente en su día, porque no se había tenido en cuenta que hay muchos usuarios que vienen de Madrid a hacer sus trámites a la Jefatura de Segovia, ahora sólo quedan cubiertas y operativas 17 plazas del total “para realizar el mismo trabajo o más. Por ejemplo, hay que considerar cuestiones como el incremento de actividad que han generado las autoescuelas de otros lugares, que pueden examinar en Segovia”.

Esta situación de falta de personal, si no se toman medidas, “se verá agravada el próximo verano por las nuevas jubilaciones que se producirán y para las que, en principio, no hay previsión de que se cubran”, advierte ya CSIF.

Ante el “caos” que sufre la Jefatura Provincial de Segovia, “incapaz de poder gestionar adecuadamente el servicio”, CSIF aclara “que los trabajadores tampoco se encuentran cómodos, porque no son los culpables de esta situación; y sus circunstancias, condiciones laborales y retributivas son muy desmotivadoras, a la vez que desbordante, máxime cuando lo que está ocurriendo se venía venir desde hace mucho tiempo, y nuestro sindicato ya lo venía denunciado”.

CSIF insta a los responsables políticos a que entiendan que la situación de recortes, en este caso en la Administración General del Estado, “sigue siendo una asignatura pendiente y que se debe resolver lo antes posible con contrataciones, así como con convocatorias de empleo público que palien esta alarmante falta de personal, para que los ciudadanos y los empleados públicos no sean los que paguen los platos rotos de las malas políticas y gestiones”.