La jubilación no es un juego; CSI•F insta a Correos al apoyo de nuestra reivindicaciones.
30 de Marzo de 2011

Ya tenemos aquí lo que tanto nos temíamos: el borrador del anteproyecto de Ley de Armonización de las Clases Pasivas. Los funcionarios no podrán respirar ni dormir tranquilos gracias a los acuerdos que firmaron U.G.T. y CC.OO. con el Gobierno. Fruto de esta extraña relación conyugal vino al mundo laboral la jubilación a los 67 años y ahora la quieren incorporar al colectivo de funcionarios.



CSI·F rechazóel acuerdo anterior por constituir una pérdida de los derechos de los trabajadores, por dar una vuelta al pasado, por querer salvar una crisis financiera y a sus financieros hundiendo a los trabajadores en una crisis económica que no han creado. Se habla de las míseras jubilaciones de los trabajadores y sus recortes pero no de las superjubilaciones de los superdirectivos y sus abusos.

Ahora les ha tocado a los funcionarios e, igualmente, CSI·F se opone a ello tajantemente. Este colectivo ha sufrido durante años incrementos inferiores al IPC, recientemente una disminución del sueldo del 5% de media y ahora quieren retrasarles la jubilación a los 67 años.

Este hecho se agrava aún más en nuestro colectivo funcionarial, donde además de estar extinguiéndonosahora pretenden que la muerte sea más larga y dolorosa. Ante esta situación tan peculiar, CSI·F insta a Correos al apoyo de nuestra reivindicaciones, como parte implicada en el proceso, y se dirija a las autoridades pertinentepara a que al personal funcionario de esta Casa se le exceptúe y pueda mantener su jubilación a los 65 años y la voluntaria a los 60, ya que estamos hablando de un cuerpo especial, a extinguir y que debe ser tratado como prioritario.