¿Por qué no se cumple el Plan de Igualdad?
CSIF insiste en esta pregunta y recuerda que “todas las empresas de más de 250 empleados” están obligadas “a cumplir por Ley con el Plan de Igualdad”. Pero la realidad de las entidades estatales no siempre es así.
11 de Julio de 2017

CSIF, sindicato mayoritario en las administraciones públicas y con una presencia creciente en el sector privado, recuerda que “el Plan de Igualdad es obligatorio en las empresas de más de 250 empleados” como se explica por Ley. “Se trata de un conjunto de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por sexo”.

Sin embargo, CSIF constata que hay empresas públicas en las que no se cumple esta norma con la rigurosidad que se debería. De ahí que nuestra pregunta sea en voz alta, “¿qué impide cumplirlo?”, porque cada día vemos que esto no es una excepción en la vida empresarial.

De hecho, un reciente estudio realizado por la consultoría Leialta, especializada en servicios de asesoramiento de igualdad, demuestra que “sólo el 10% de las empresas españolas con más de 250 empleados cumple con esta normativa”. Por lo tanto, hay que insistir en la denuncia y que casos como los de Pilar Platero, al frente de la SEPI, o Lucía Molares, en el SEPE, no sean tan excepcionales en las entidades públicas ni en una sociedad española en la que de las 62.604 empresas registradas el presidente sólo es mujer en el 17% de los casos. Algo que tampoco concuerda con el artículo 75 de la Ley Orgánica 3/2007 que recomienda a todas las sociedades empresariales “incluir un número equilibrado de mujeres y hombres en un plazo de ocho años desde la entrada en vigor de esta ley”. Porque la realidad es que, desde entonces, ya han pasado diez años como para que el estudio de la consultora Leialta siga arrojando esos resultados.