¿Qué exige CSIF a los nuevos presidentes?
Más de 500 cargos han preparado las maletas en las empresas públicas en las que el Estado ostenta participación. CSIF les pide lo que tantas veces ha faltado hasta ahora: transparencia y pensar en los demás. No es tan difícil.
27 de Julio de 2018

No se trata de personalizar esta vez en ninguna empresa pública. Basta con recordar que con el nuevo Gobierno ha cambiado la jerarquía de esas empresas en las que el Estado ostenta una participación. Es más, hasta 500 cargos han preparado las maletas lo que a CSIF no le extraña. Sabe que esta es una de las reglas de juego y que el premio, si hablamos de los nuevos presidentes, significan cargos que en ningún caso van a bajar de los 100.000 €. Sueldos que marcan diferencias importantes como para que todo siga igual en esas empresas públicas, donde la precariedad de los empleados ha tomado con las riendas. Los derechos laborales han perdido demasiadas batallas estos últimos años y asistimos a crónicas que nos recuerdan la injusticia, palabra maldita en el lenguaje sindical.

No sabemos lo que durarán estos nuevos cargos. No tenemos esa varita mágica. Pero, sea el tiempo que sea, exigimos que tomen conciencia del problema y recordamos que pensar en los demás también es una manera muy honesta de vivir. Por eso no vamos a celebrar que en todas estas empresas acabe de empezar una nueva etapa. No es nuestra función. Al contrario. Nuestra función es la de volver a explicar que esto no puede seguir así. Y no es que lo digamos nosotros: es que lo dicen los exámenes de transparencia que han suspendido 25 de las grandes empresas públicas españolas. No han obtenido ni 50 puntos sobre 100 en un índice que analiza la información que, entre otras cosas, estas empresas pone a disposición del ciudadano sobre su situación económica. Y, mientras quede algo que ocultar, CSIF recuerda que nunca avanzaremos todos a la vez.