Triunfo de CSIF: El Tribunal Supremo mantiene la vigencia del convenio de Tragsa y cuestiona la reforma laboral en las empresas públicas
21 de Noviembre de 2016

El Tribunal Supremo ha declarado que el convenio colectivo de la Empresa de Transformación Agraria TRAGSA S.A se mantiene en vigor y es de plena aplicación frente a las pretensiones de esta empresa pública de anular su vigencia, acogiéndose a los criterios de la última reforma laboral, según consta en la sentencia trasladada a CSIF, como parte demandante.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, se felicita de esta sentencia --que se pronuncia en la misma dirección que la Audiencia Nacional, en febrero de 2015--, y que podemos considerar de referencia para las empresas del sector público, en lo que se refiere a la aplicación de la reforma laboral

Tras 2 años de lucha desde la presentación de la demanda en noviembre de 2014, la justicia nos ha dado la razón, lo cual nos alegra por el beneficio que ello conlleva a los trabajadores de TRAGSA a los que representamos.

En su día, la empresa pública Tragsa utilizó la revisión del convenio a la baja como medida de presión a los trabajadores, en el contexto de la negociación del ERE. Esta actitud, que desde CSIF condenamos enérgicamente, demuestra el talante hacia los trabajadores por parte de la empresa, cuyo responsable último es el Gobierno, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales-SEPI.

La sentencia del Tribunal Supremo

Esta sentencia da la razón al conflicto colectivo presentado por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y otros sindicatos representados en la empresa, manteniendo la ultraactividad del convenio, frente a la aplicación de la Reforma Laboral en lo relativo a la pérdida de vigencia de un convenio, transcurrido un año desde su denuncia sin que hubiera habido pacto entre empresa y trabajadores.

En opinión de CSIF, confirmada por la Audiencia nacional y el Tribunal Supremo, las cartas enviadas a los trabajadores de TRAGSA vulneraban los derechos laborales, al considerar derogado un convenio aún vigente y dejando las condiciones laborales de más de 5.000 personas en el aire.

CSIF no va a consentir ninguna medida que suponga la precarización de las condiciones de los trabajadores a los que representamos, ni el incumplimiento de una ley, en este caso la reforma laboral vigente, que ya de por sí dificulta la negociación colectiva en condiciones igualitarias.