El Sespa impondrá la jornada por decreto al no lograr apoyo sindical pero el Sespa sí logró sacar adelante con los votos de UGT, Satse y Usae, un compromiso «para la mejora de la calidad en el empleo y para la promoción profesional de los trabajadores de
12 de Diciembre de 2012

Sólo UGT secundó el documento que ayer se elevó a la Mesa General de la Función Pública (como no podía ser de otra manera, hay que apoyar a los amigos)

SAE y SATSE descartan nueva huelga, incomprensible, siguen vendiendo a los trabajadores firmando un compromiso que no es mejor del ya firmado por ugt y sespa

El Gobierno del Principado impondrá por decreto la nueva jornada sanitaria. El Ejecutivo regional no logró ayer concitar más apoyo que el de UGT. El borrador sobre ampliación de horarios para hospitales y centros de salud presentado a los representantes de los trabajadores fue rechazado por el Simpa (médicos), pero también por CC OO, Sicepa-Usipa (celadores y técnicos), Satse (enfermeros) y Usae (auxiliares de enfermería). El Sespa, por tanto, se quedó prácticamente solo en su propuesta de jornada para los sanitarios, que trasladará ahora al Consejo Consultivo y, tras pasar por los comités de empresa y juntas de personal, se elevará para su aprobación definitiva al Consejo de Gobierno.
Entre otros aspectos, el documento señala que la duración media de la jornada será de 37,5 horas semanales, con una jornada laboral ordinaria anual de 1.650 horas; la duración conjunta de los tiempos de trabajo correspondientes a la jornada ordinaria y a la jornada complementaria, o de guardias, será de 48 horas semanales como máximo. El personal tendrá derecho a un periodo mínimo de descanso ininterrumpido de 12 horas entre el fin de una jornada y el inicio de la siguiente. Asimismo, las 2,5 horas de incremento de jornada se realizarán mediante módulos de al menos dos horas y media en un día a la semana, incluido el sábado, o en tramos de cuatro horas.
Finalmente, el Sespa sí logró sacar adelante con los votos de UGT, Satse y Usae, un compromiso «para la mejora de la calidad en el empleo y para la promoción profesional de los trabajadores de la sanidad pública asturiana». La firma de este anexo hará que sindicatos como el de enfermería y auxiliares entierren de momento el hacha de guerra y descarten volver a la huelga.