Los médicos y el Sespa se aproximan, salvo en la libranza posterior a la guardia, mientras que con el resto de sindicatos no hay visos de negociación
18 de Noviembre de 2012

http://www.lne.es/sociedad-cultura/2012/11/18/medicos-sespa-aproximan-sa...
La libranza de las mañanas posteriores a las guardias nocturnas se perfila como el gran escollo para que la Consejería de Sanidad y el Sindicato Médico de Asturias (SIMPA) alcancen un acuerdo que ponga fin a la huelga de facultativos que sufre la sanidad pública regional desde el pasado 8 de octubre y a la que aún restan seis días (lunes, miércoles y viernes de lo que queda de noviembre). Ésta es, tal vez, la conclusión más cierta de la reunión de tres horas y media que ayer mantuvieron ambas partes.


Un encuentro que los responsables de la organización médica valoraron «positivamente» y tras el cual se manifestaron «moderadamente optimistas». «En esta línea, en un plazo razonable de tiempo se podrá llegar a un pacto que ponga fin a los paros», señaló el SIMPA en un comunicado. Entre tanto, el Servicio de Salud del Principado (Sespa) también difundió un comunicado en el que indica que «que en la medida en que el SIMPA persista en esta actitud de querer avanzar, será posible alcanzar acuerdos sobre puntos en los que se siguen manteniendo en posturas muy iniciales». No es poco, después de una semana de duros improperios entre la Administración sanitaria y los facultativos, en particular los dirigentes sindicales. La negociación proseguirá a las doce del mediodía de mañana, lunes.


Conviene desgranar los asuntos. Según las versiones oficiales y oficiosas facilitadas por unos y por otros al término de la reunión, en lo que es la ampliación de la jornada laboral (de 35 a 37,5 horas semanales) parece factible que el SIMPA se avenga a que se traduzca -como norma general- en un módulo de trabajo de dos horas y media, una tarde a la semana. De este modo, el sindicato renunciaría a su postura inicial de prolongar en treinta minutos el horario de cada jornada de lunes a viernes.


Sobre la actividad de las tardes que los mayores de 55 años venían realizando como alternativa a las guardias nocturnas -de las que estaban eximidos, si así lo solicitaban-, todo apunta a que el Sindicato Médico reclama que se mantenga la situación actual de estos profesionales y que se muestra dispuesto a una cierta flexibilidad con relación a los facultativos que en adelante alcancen los 55 años de edad. No es que los responsables del SIMPA estén dispuestos a que «a los nuevos» no se les ofrezca sustitutivo alguno a las noches, pero parecen abiertos a un modelo menos gravoso para las arcas públicas.


Los matices en este epígrafe son importantes porque implican unas cuantías sustanciosas. La situación es la siguiente. Hasta el momento, estaban exentos de las guardias nocturnas unos 250 facultativos asturianos. Lo que hacían a cambio era, habitualmente, tres módulos mensuales de tarde, de cuatro horas cada uno. Percibían 256,61 euros por cada uno de ellos. En consecuencia, la supresión de estos módulos -que fue aprobada por el Gobierno asturiano mediante una ley que acaba de retirar por falta de apoyo parlamentario- les acarrea una merma salarial de 769,83 euros mensuales, o sea, 8.468,13 anuales (pasan, como promedio, de percibir de percibir unos 66.000 euros a alrededor de 57.000).


Con la ampliación de jornada en dos horas y media semanales, el Sespa aspira a que continúen ejerciendo parte de esa actividad vespertina, pero como jornada ordinaria, sin contrapartida económica alguna.


Lo que en este apartado aumenta la cerrazón de la Consejería es que, según la Administración estaba previsto que la cifra de exentos de guardias por edad fuera incrementándose anualmente en unos 80 ó 90 profesionales, con el consiguiente encarecimiento de dicha partida.


La libranza posterior a las guardias nocturnas se adivina como la madre de todas las batallas. Hasta la fecha, los médicos tenían descanso en la mañana que seguía a una jornada nocturna que concluía a las ocho de la mañana. En adelante, el Sespa quiere que los profesionales descansen, pero que recuperen las horas que dejen de cumplimentar esa mañana. Una parte de esas horas las «recuperarían» no cobrando el primer tramo de la guardia, y el resto deberían dedicarlas a actividades de investigación, docencia o formación. Los facultativos subrayan que un profesional que haga más de tres o cuatro guardias mensuales puede toparse con dificultades serias para encajar esa actividad que ha de «devolver». El Colegio de Médicos estima que esta medida aumenta la jornada anual en 253 horas por encima de lo que acarrearía la norma estatal de dos horas y media más a la semana. «Modificar las actuales condiciones de la libranza tras la guardia es, a juicio de este sindicato, inaceptable», sentencia el comunicado de ayer del SIMPA. Esta próxima semana puede ser decisiva.


De otra parte, los sindicatos Comisiones Obreras, SATSE, USAE y Sicepa-Usipa criticaron ayer el Sespa por no llamarles a negociar para evitar la huelga que tienen convocada para los próximos días 20, 22 27 y 29.