Resignación, obediencia y traición: así califica CSIF el acuerdo suscrito por la plataforma sindical
EL 21 de noviembre TU ELIGES
27 de Octubre de 2017

La firma por la denominada plataforma sindical de un acuerdo a la baja que ni homologa el complemento específico al del resto de CCAA ni tan siquiera recoge todos los puntos que llevaron a la denominada plataforma a desconvocar la huelga. Pese al “maquillaje” dado a la redacción del preacuerdo, el control del absentismo sigue figurando en el texto, por lo que la Administración tiene la puerta abierta para no abonar las cantidades en caso de que no se alcancen los objetivos. A ello hay que sumar que en el complemento de violencia ni siquiera se actualizan las retribuciones a 2017.

CSIF ha abanderado todas y cada una de las acciones reivindicativas que han obligado a la administración a negociar esas mejoras laborales y retributivas, consiguiendo un apoyo mayoritario a dichas iniciativas, tanto de los funcionarios de justicia como de todos los grupos políticos que integran la Junta General, generando el momento propicio para conseguir un acuerdo que reconociese la deuda histórica que el Principado tiene con nuestro colectivo desde que asumió las transferencias. Todo este trabajo, todas estas aspiraciones y todas estas reivindicaciones se ha puesto en riesgo por la resignación, la obediencia y la traición de los sindicatos que conforman la denominada plataforma sindical.

Resignación, porque siempre han creído el discurso oficial de la administración del “no hay dinero” y siempre han negociado a la baja. Porque no han aportado iniciativa alguna para desmontar ese discurso y lo único que han hecho a lo largo del último año ha sido realizar una consulta entre los funcionarios para saber si estaban o no dispuestos a secundar una huelga.

Obediencia, porque han sido muy dóciles a lo largo de toda la negociación. Su única fijación era anular durante todo este proceso la voz de CSIF ya que resultábamos incómodos tanto para ellos como para la propia administración. Empezaron asumiendo el discurso oficial del “no hay dinero”. Siguieron negociando a la baja, reduciendo a la mitad su propuesta retributiva en beneficio del inmovilismo de la Administración. Acabaron firmando un acuerdo retributivo por debajo de su propuesta rebajada sin rechistar. El día de la firma, la obediencia llegó a límites insospechados. Ningún sindicato de la denominada plataforma abrió la boca para, siquiera, hacerle notar a la Administración que el texto que se ponía encima de la mesa no contenía todos los puntos que sí estaban en el documento que firmaron para suspender la huelga pues nada se habla ni de la acción social ni de los descuentos por baja. Todos bajaron la cabeza y firmaron.

Traición, porque lejos de asumir su responsabilidad como legítimos representantes de los trabajadores se han amparado en una consulta sin garantías y cuyo resultado dando por bueno el acuerdo equivale al 46,93% del censo de los trabajadores. Porque dicha consulta se hizo sobre un acuerdo del que, de un plumazo, han desaparecido puntos que mejoraban sustancialmente las condiciones de los funcionarios de justicia asturianos como son la recuperación de los planes de acción social o la equiparación del régimen de IT al de Jueces, Fiscales y Letrados. Porque todo lo que han hecho supone una traición a la buena fe de los trabajadores de la administración de justicia asturianos que, con su disposición a secundar una huelga, han visto como han sido utilizados por los sindicatos que conforman la denominada plataforma sindical para desconvocar una huelga en la que no creían y para cerrar en falso un acuerdo que les mantiene a la cola retributiva y de derechos de los funcionarios de Justicia en España y de los funcionarios de la Administración asturiana.

Frente a eso CSIF no se rinde. CSIF sigue rebelándose contra la resignación. CSIF advirtió a la administración que el conflicto en la administración de justicia asturiana sigue abierto. Para todo ello, necesitamos todo vuestro apoyo. El día 21 de noviembre si CSIF sale reforzado os garantizamos que no volverá la resignación, que no volverá la obediencia sumisa y que no volverá la traición.