CSIF pide a la Junta que tenga ‘la pericia’ suficiente para adquirir las jeringuillas adecuadas para la vacunación de Covid-19
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) pide a la Junta de Castilla y León “respeto hacia las enfermeras, y que tenga la ‘pericia’ suficiente para adquirir las jeringuillas adecuadas de un mililitro, que permiten aprovechar eficientemente y con garantías las seis dosis posibles de cada vial de la vacuna de Pfizzer. Es lo que tiene que hacer”.
22 de Enero de 2021

La petición llega después de que la consejera de Sanidad insinuara en los medios que el aprovechamiento o no de seis dosis, por vial, dependía de la ‘pericia’ del profesional sanitario que la las inyectase. “Una insinuación intolerable”, lamenta CSIF, “que carga la responsabilidad en la enfermera y pone en duda la preparación del profesional, cuando la entrega y la profesionalidad de los sanitarios de Castilla y León está ya sobradamente demostrada”.

Este sindicato traslada su “hartazgo” por los continuos cruces de acusaciones entre la administración central y la autonómica, en la gestión de la pandemia, “que acaban siempre en el tejado de los profesionales, que no tienen la culpa y que son los que sufren unas disputas que tapan la falta de eficiencia de la gestión”.

El debate generado ahora sobre la decisión de inyectar seis dosis, cuando las instrucciones iniciales eran cinco, escapa a la responsabilidad de los sanitarios, afirma CSIF, “que lo que exigen es trabajar con el material y los medios adecuados, algo que -desgraciadamente- no está ocurriendo desde el inicio mismo de la pandemia de Covid-19. Hay que acabar con el señalamiento de los profesionales, con el que los responsables políticos puedan querer exculparse; y las administraciones deben dar, por lo menos, los medios adecuados y el personal suficiente, ya que no son capaces de ofrecer motivación, apoyo y ánimo”.

CSIF denuncia que se puedan estar perdiendo miles de dosis en España y en Castilla y León, por no vacunar con la jeringuilla adecuada, “que es lo que parece que está ocurriendo. Es deplorable que esta polémica surja, precisamente, cuando Pfizer empieza a entregar menos vacunas de las previstas, mientras adapta su capacidad productiva y comercial, y cuando la farmacéutica recuerda que los contratos son por dosis y no por viales. Pero lo que no vamos a permitir es de que se dude de la profesionalidad de los sanitarios, especialmente de enfermería, que son los que están asumiendo la tarea de vacunar”.