Los próximos planes de reconstrucción social deben incluir medidas en defensa de la igualdad y contra la brecha salarial y la violencia de género
-CSIF advierte de que los últimos datos de empleo confirman que la mujer está sufriendo con más dureza los efectos de la pandemia
21 de Agosto de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha planteado la necesidad de que los planes de reconstrucción incluyan medidas específicas contra la desigualdad de las mujeres, la brecha salarial y la violencia de género, que se están agravando durante la pandemia. CSIF ha realizado un estudio sobre el impacto del COVID-19 con enfoque de género analizando los datos de la EPA del segundo trimestre del 2020, esenciales para conocer cómo ha afectado la pandemia a las mujeres en el ámbito laboral.

Tal y como se vislumbraban en los datos preliminares de la EPA del primer trimestre del 2020 (que solo recogían 15 días de la alerta sanitaria), los sectores que se han visto más afectados por la crisis, como la hostelería, trabajo doméstico, etc. son sectores muy feminizados.
Concretamente, en el sector de hostelería, uno de los más castigados por la pandemia, la pérdida de empleo ha sido de casi un 22% con respecto al mismo trimestre del año anterior, lo que ha afectado a un 66,01% de mujeres frente a un 33,09% de hombres.
Los trabajos del ámbito doméstico también han sufrido una pérdida de empleo de casi el 20% comparado con el mismo trimestre del año anterior, afectando esta bajada de puestos de trabajo en casi un 90% a mujeres frente a un 10% de hombres.
En cuanto a las responsabilidades familiares los datos siguen mostrando cómo las mujeres ocupan de forma mayoritaria puestos de jornadas parciales para encargarse de los cuidados de niños, personas mayores y otras obligaciones familiares.
Del total de personas que solicitan reducción de jornada por estos motivos, el 94,3% son mujeres (dato algo superior al mismo trimestre del año pasado, frente a solo el 5,69% de hombres. Esta circunstancia amplía aún más la brecha de género existente en nuestro país.
El estado de alarma también ha afectado de forma negativa a la mujer en lo relativo a la violencia de género ya que, según datos de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, durante el segundo trimestre del 2020 se han recibido 25.352 llamadas sobre violencia de género, un 46,67% más que el mismo trimestre del año anterior.
Ante estos datos, desde CSIF insistimos en la necesidad de incluir en los planes de reconstrucción medidas específicas contra la situación de desigualdad de las mujeres, la brecha salarial y la violencia de género.
Indicadores analizados por CSIF
Ocupados por sexo y rama de actividad. (EPA)
Ocupados a tiempo parcial por motivo de la jornada parcial, sexo y grupo de edad. (EPA)
Número de llamadas relacionadas con violencia de género (Portal estadístico Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género)