CSIF exige que el nuevo Gobierno también cicatrice la incertidumbre de las empresas públicas
¬ La congelación, que ha provocado la parálisis gubernamental, afecta seriamente a un conjunto de más de 200.000 empleados que trabajan en estas empresas.
08 de Enero de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) también exige que la formación del nuevo Gobierno acabe con la incertidumbre de la que han sido objeto en los últimos diez meses de 2019 las empresas públicas, que representan un capítulo aparte que afecta a más de 200.000 empleados. En ese sentido los nuevos Presupuestos Generales del Estado deben acabar con la congelación de la que actualmente son objeto estas entidades tanto en las aportaciones presupuestarias anuales que reciben como en las partidas de inversión que movilizan.

CSIF entiende que el dato que ilustra esa carestía presupuestaria es la diferencia existente entre las cuentas prorrogadas de 2018 y las que se presentaron en 2019 en materia de inversión. Así, en estas últimas, el importe previsto para inversión ascendía a 9.055 millones frente a los 7.027 que están en vigor. Una brecha de 2.028 millones que ha paralizado el día a día de la gran mayoría de las empresas públicas del país.

La falta de acuerdo ha recortado los ingresos de un gran número de empresas públicas que por este motivo tampoco han podido hacer frente a los acuerdos con los que se habían comprometido con los empleados. CSIF recuerda que en esta situación se encuentra hasta la empresa pública que más factura (9.220 millones en 2018) como es el caso de Loterías y Apuestas del Estado. De ahí la necesidad de hacer frente con urgencia a un problema que, al final, también incumbe a la ciudadanía, pues las empresas públicas son proveedoras de servicios públicos, incentivan la producción del país y generan empleo a un ritmo que no ha podido respetarse en 2019.