CSIF replica que no firma porque “ni vende ni engaña a los trabajadores de la Junta”
Respuesta del sindicato independiente al consejero de Presidencia y Función Pública, sobre la propuesta sobre la flexibilización horaria del verano
27 de Junio de 2018
Réplica de CSIF al consejero de Presidencia y Función Pública

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) de Castilla y León califica de “desleal” y “desvergüenza” la respuesta dada por el consejero de Presidencia y Función Pública, José Antonio de Santiago-Juárez, sobre las razones que -a su entender- ha llevado a CSIF a no firmar la propuesta de flexibilización horaria de verano. “Nuestro sindicato ni se vende ni vende a los empleados públicos de la Junta”, aclara CSIF, que valora la propuesta de la Consejería como una “estafa”. Indica que “no hemos firmado porque, sencillamente, no engañamos a los empleados públicos, no disfrazamos las verdades, no vendemos como logros lo que no lo son. No firmamos porque es insultante, discriminatorio y absolutamente insuficiente para los más de 86.000 empleados de la Junta”.

CSIF insiste en que no firma porque “no va a utilizar a los empleados públicos”, y exige una negociación “seria y efectiva, que tenga en cuenta todo lo arrebatado a los trabajadores de la Junta. Firmar sería estar cerrando el camino a la recuperación de los derechos arrebatados a los empleados públicos. Y mucho nos tememos que la Consejería de Presidencia y Función Pública no tiene voluntad de que se recuperen”.

CSIF asegura que resulta “intolerable” hablar de un reconocimiento de 35 horas, a los trabajadores de la Junta. Solo los que presten servicio en dependencias administrativas verán descontada media hora su jornada, en los meses de verano (sin contar las semanas que estén de vacaciones), pero se les limitará la franja horaria en la que concentrar el trabajo (ahora hay más flexibilidad).

El resto de los trabajadores con jornadas partidas, turnos y la totalidad del personal sanitario, tendrán derecho a una incierta compensación de dos días, condicionados a necesidades de servicio, y sin garantía de disfrute porque no hay seguridad de sustitución. Además, “tampoco nos consta la dotación presupuestaria”.

A CSIF le preocupa esta firma, porque en el sector sanitario son más de 36.000 empleados públicos de Sacyl los que ven como no se cubren sus vacaciones y permisos oficiales, “cuando ahora pretenden hacernos creer que esos dos míseros días totalmente condicionados, van a ser disfrutados garantizando la cobertura del servicio público. CSIF cree “que lo que se pretende vender como un logro, será una nueva mentira cuando se ponga en práctica, y que el esfuerzo recaerá de nuevo en las espaldas del personal”. En este sentido, “tampoco nos consta la dotación presupuestaria necesaria para aplicar la propuesta de la Junta”, añade CSIF.

Respecto a Educación, las medidas que se plantean en la propuesta, que ni tan siquiera aparecen en el articulado, están muy alejadas de lo que plantea CSIF, que las considera imprecisas y confusas, como una declaración de intenciones sin ninguna medida concreta. En cuanto a la supuesta reducción de periodo lectivo, solo se prevé para EL 17% de los profesores de Secundaria, dejando fuera los demás cuerpos (maestros, Bachillerato, FP…).

CSIF insiste en que “queremos la recuperación de las 35 horas semanales, entre otras mejoras de condiciones laborales que nos fueron arrebatadas con la crisis, que es lo que estábamos negociando con la Junta, pero no la tomadura de pelo que ha ofrecido la Junta”. “Pero lo que nos han ofrecido es una ocurrencia discriminatoria e injusta, que se aplica de manera desigual a los 85.000 empleados de la Junta, y que nada tiene que ver con la recuperación de las 35 horas”, aclara.

CSIF afirma que “nuestro sindicato independiente no tiene que demostrar su voluntad de consenso y de diálogo, porque va en el ADN de esta organización. Es la Consejería de la Presidencia y de Función Pública la que, con su actitud, está paralizando y boicoteando todos los pasos que habíamos avanzado”. Afirma que la Junta tendrá que explicar por qué, cuando se había creado una mesa para trabajar en el objetivo de la recuperación de las 35 horas, entre otras mejores, “se echa para atrás, tras firmar el Gobierno central un acuerdo para la mejora del empleo público y de condiciones de trabajo, incumpliendo sus propios compromisos anteriores”.