CSIF logra una subida salarial en el Grupo Sanyres, que deja sin efecto la rebaja de 2014
14 de Julio de 2016

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha alcanzado un acuerdo con el Grupo Sanyres (grupo empresarial que cuenta con residencias de ancianos en toda España por el que se deja sin efecto el descuelgue salarial que realizó la compañía en 2014.

La presión y la capacidad negociadora de CSIF, sindicato mayoritario en los comités de empresa, con 45 de los 103 delegados con los cuenta la compañía en toda España, ha permitido Sanyres acceda a un incremento salarial entre el 2,5 y el 3 por ciento, que sumado a la subida del 1 por ciento que se produjo en enero de este año, se recupera la bajada del 2014.

CSIF agradece la confianza y el esfuerzo que ha realizado la plantilla de las residencias, tal y como ha reconocido la compañía en la firma del acuerdo. En todo caso, CSIF no descarta reclamar de manera retroactiva la devolución de las cantidades que retraídas desde 2014 como consecuencia de la bajada salarial de ese año.

Este acuerdo pone de manifiesto la capacidad negociadora y el papel creciente de CSIF en el ámbito de la empresa privada, como alternativa profesional e independiente frente a los sindicatos tradicionales de clase. La actuación de CSIF se debe exclusivamente a los intereses de los trabajadores y trabajadoras y por tanto es ajena a directrices de carácter político, como ocurre en otras organizaciones.

Por eso, vamos a centrar todos nuestros esfuerzos en el nuevo curso político para lograr una modificación de la Ley Sindical que permita romper el monopolio de los dos sindicatos tradicionales, en el mundo laboral.

CSIF ha dado un salto a la empresa privada, pese a la diferencia de recursos respecto a los sindicatos mayoritarios, la falta de información sobre procesos electorales y la imposibilidad legal de preavisar en las empresas en las que no estamos representados.

Esta evolución se produce fundamentalmente desde 2009, con un crecimiento exponencial hasta alcanzar los 4.000 delegados (se ha multiplicado por cuatro el número delegados), una cifra que si bien está lejos de los resultados nacionales de UGT y CC.OO., para nosotros supone un cambio de tendencia.