Centenares de empleados de Correos se manifiestan en Madrid contra la precariedad laboral y los recortes presupuestarios
- CSIF exige mejoras laborales y salariales, una financiación justa del Servicio Postal Universal y un Plan Estratégico que garantice su viabilidad
14 de Noviembre de 2018

Centenares de empleados de Correos en Madrid se han manifestado hoy para reclamar al Gobierno medidas contra la precariedad en el empleo y los recortes presupuestarios que sufre esta empresa pública, que en los últimos diez años ha perdido más de 15.000 puestos de trabajo.

La manifestación, convocada por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y el resto de organizaciones sindicales, ha arrancado de la Plaza de Neptuno y ha concluido en la Puerta del Sol. El objetivo es exigir que Correos forme parte de la agenda prioritaria y urgente del Gobierno y que se solucionen los problemas que complican el futuro de la mayor empresa pública del país.

Durante la protesta, el presidente de CSIF EPE (Entidades Públicas Estatales), Manuel González Molina, ha advertido de que los trabajadores llevan cinco años sin convenio y eso es “imperdonable”, por lo que “si no hay otra solución iremos a la huelga porque la paciencia se ha acabado”.

De no existir unas propuestas reales por parte de la dirección a estos problemas, CSIF, junto al resto de sindicatos mayoritarios, ya ha convocado tres jornadas de huelga general en Correos: 30 de noviembre, 21 y 26 de diciembre, en plena Campaña de Navidad.

CSIF, junto al resto de sindicatos, considera que es hora de pasar a los hechos y terminar con las promesas incumplidas del Gobierno en los últimos diez años. Por eso nuestro sindicato entiende que la voluntad de lograr un acuerdo, que muestra la dirección de la empresa, esta vez ya no es suficiente.

Asimismo, exige que, antes de fin de año, se firme una financiación justa del Servicio Postal Universal por parte del Gobierno; un Plan de viabilidad para la empresa y la necesidad de mejorar las condiciones salariales y laborales de los trabajadores que, tras años de recortes, están bajo mínimos.

Además de la protesta de hoy, desde el 6 hasta el 16 de noviembre se están llevando a cabo concentraciones en todas las provincias españolas que están siendo un éxito rotundo.

La plantilla de Correos no entiende que los sábados sigan siendo obligatorios para determinados colectivos, ni que la temporalidad llegue hasta un 35%, ni que en los últimos diez años se hayan perdido más de 15.000 empleos.