Puntualizaciones de CSI-F a la Encuesta de Estructura Salarial 2010 del INE
24 de Octubre de 2012
En relación a la Encuesta de Estructura Salarial 2010 publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística, según la cual “El salario anual en el sector público fue un 30,8 por ciento más que el salario medio”, CSI-F quiere realizar las siguientes puntualizaciones:
  • El grueso de los trabajadores del sector público tiene un salario inferior a la media del resto de las empresas del sector privado.
  • El resultado de la encuesta del INE está distorsionada por los sueldos de los directivos de las empresas del sector público, en muchos casos superior a la de los cargos públicos, como es el caso del propio Presidente del Gobierno, y por tanto no puede tomarse como referencia del conjunto de empleados públicos.
  • La inmensa mayoría de los trabajadores de la Administración Pública, Defensa y Seguridad Social son Administrativos y Auxiliares Administrativos y por tanto, sin titulación superior, y su salario se encuentra igualmente por debajo de la media del sector privado.
  • La encuesta establece una media sobre realidades muy dispares, categorías, cuerpos, escalas, destinos y tipos de empleados públicos que impide realizar una comparación objetiva y mucho menos una afirmación general sobre la media de los salarios en el sector público.
  • Lejos de cobrar un sueldo un 30 por ciento superior al salario medio, los empleados públicos han experimentado una pérdida del poder adquisitivo, esta sí, del 30 por ciento durante los últimos tres años, como consecuencia de los sucesivos recortes, incluido una rebaja salarial del 5 por ciento, tres congelaciones consecutivas y la detracción de la Paga de Navidad de este año.
  • Por tanto, CSI-F considera que los datos de la encuesta del CIS ofrecen una imagen distorsionada de la realidad de los 2,6 millones de empleados públicos de este país y sus familias y si no fuera por el rigor y la profesionalidad que siempre ha caracterizado al INE, se podría decir que es malintencionada.
  • Desde CSI-F venimos denunciado la campaña de desprestigio emprendida contra el colectivo de empleados públicos, a los que se nos ha llegado a situar como una de las causas de la crisis, cuestionando nuestra función, las plantillas y nuestra profesionalidad.
El problema de las AA.PP. no es el tamaño del gasto público sino su eficiencia. Se ha generado un gasto ineficaz, ineficiente e innecesario. La crisis se ha visto agravada por la politización de las administraciones y la gestión irresponsable de políticos que han creado una administración paralela con entes, fundaciones y empresas públicas, algunas de ellas no necesarias, para ocultar el déficit y escapar al control administrativo.
  • De la misma manera, se han multiplicado los asesores, los puestos de libre designación y los gastos superfluos asociados a estos puestos, lo ha que servido para confundir de manera interesada a la sociedad, desprestigiando la imagen y la profesionalidad de los empleados públicos. Estos puestos son los que elevan la estructura salarial que señala el INE.