Rechazo al proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013
04 de Octubre de 2012
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI•F), ha manifestado su rechazo al proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013, porque supondrá una nueva pérdida de poder adquisitivo para el colectivo de empleados públicos y el empeoramiento de la calidad de los servicios que reciben los ciudadanos.
El próximo año volverán a congelarse las retribuciones de los empleados públicos. Se mantendrá a cero la tasa de reposición de efectivos, salvo en los servicios esenciales, básicamente en Sanidad, Educación, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y Cuerpos de lucha contra el Fraude, que podrán tener una tasa de hasta el 10 por ciento, por lo que tampoco están garantizados los servicios básicos, ya que da margen a las administraciones a establecer una tasa de reposición menor. Como aseveró Miguel Borra, Presidente Nacional de CSI•F: "Esto se traducirá en menos médicos, menos maestros, menos bomberos, menos policías y en definitiva una peor calidad de los servicios públicos”.
La contratación de personal eventual o interino se reducirá a aquellos casos inaplazables en sectores prioritarios o que afecten a servicios públicos esenciales Habrá algunas modificaciones respecto de las condiciones de percepción de determinadas prestaciones de clases pasivas.
Los empleados públicos volverán a recibir las pagas extras el próximo año, aunque el Ministro no aportó garantías para recuperar la paga que se dejará de percibir este mes de diciembre. CSI•F considera que las cuentas para el próximo año vuelven a colocar a los empleados públicos en la posición de "paganos de la crisis", que ya llevan arrastrada una pérdida del poder adquisitivo de más del 30 por ciento, junto a los recortes en su paga extra, la cobertura por incapacidad temporal, los días de libre disposición y, de manera generalizada, un deterioro de sus condiciones laborales. A esta pérdida de poder adquisitivo habrá que sumar ahora la inflación de este año.
En este sentido, el Presidente Nacional de CSI•F advierte de que "ha llegado la hora de pasar página a los recortes y afrontar la reforma que necesita la Administración". Así, reclamó al Gobierno, como principal responsable de la gestión del país, y al resto de las fuerzas políticas, que negocien junto a los representantes sindicales un Pacto de Estado y un Plan de Recursos Humanos realista y acorde a los servicios que merecen nuestros ciudadanos. En este sentido, pidió al Ejecutivo que cumpla su compromiso y ponga en marcha cuanto antes las diferentes mesas de negociación. “Pasan los meses y seguimos viendo los mismos fallos: alcaldes corruptos de uno y otro color, multiplicidad de estructuras administrativas, embajadas en el extranjero de comunidades autónomas, economía sumergida, fraude fiscal…".
El actual Gobierno ha vuelto a informar a los sindicatos, pero no ha pretendido negociar nada, lo que es su obligación. Este proyecto de Ley de Presupuestos puede cambiar en el trámite parlamentario y en último extremo este Gobierno nos tiene acostumbrados a cambiar las leyes mediante decreto-ley a posteriori si le viene en gana. ¿Dónde ha quedado la seguridad jurídica de los ciudadanos?
CSI•F CONTINUARÁ MOVILIZÁNDOSE CON TODOS LOS EMPLEADOS PÚBLICOS CONTRA LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO PARA 2013, LOS MÁS DIFÍCILES DE LOS ÚLTIMOS AÑOS.
CSI•F quiere trasladar su rechazo a estos PRESUPUESTOS porque supondrán una pérdida de poder adquisitivo para el colectivo de empleados públicos y un empeoramiento de la calidad de los servicios que reciben los ciudadanos. Tampoco se garantiza el nivel de los servicios públicos. Todo esto supone un retroceso en la cobertura social que reciben los ciudadanos y lejos de mejorar la situación de los españoles, va a recortar el crecimiento y el consumo.

PRINCIPALES NOVEDADES
Como se ha comentado antes, en estos últimos 3 años hemos perdido un 30% de poder adquisitivo.
  • El gasto del Estado crece un 5,8% motivado por el pago de los intereses de la deuda que pública, la revalorización de las pensiones (un 1%), e incrementa en casi 8.000 millones su aportación.
  • Se reduce un 8,9% la partida de los Ministerios. Concretamente, en Educación el recorte es del 14,4%.
  • La tasa de reposición de efectivos en Educación será del 10%, es decir, de cada 10 jubilaciones sólo se cubrirá 1, sin previsión de nuevas contrataciones tanto para laborales como para interinos.
  • Se congela el salario de los funcionarios y se recuperan las dos extras en 2013. Se dice, de palabra, que quieren devolvernos la extra de diciembre de 2012.
  • Se siguen subiendo los impuestos (IRPF, IVA, Sociedades) prorrogando el Impuesto sobre el Patrimonio.
  • Se pone fin a la deducción por compra de piso para aquellos que adquieran una vivienda a partir de enero de 2013.
  • Se anuncia un gravamen especial a los premios de la lotería y a las plusvalías obtenidas en bolsa en un corto periodo de tiempo. Igualmente se anuncia el límite de deducción por amortización de las empresas y la actualización de los balances.
  • Se subvencionará con 2.000 euros la compra de vehículos de las categorías A y B (eléctricos y de bajo consumo).
ADEMÁS SE APROBÓ UN PAQUETE DE REFORMAS QUE DEBEN DESARROLLARSE PRÓXIMAMENTE.

En el ámbito educativo destacamos el impulso de la Formación Profesional a través del Contrato para la Formación y el Aprendizaje y una nueva ley de educación (LOMCE). En el ámbito del crecimiento económico se buscará el desarrollo de una nueva planificación de las políticas públicas de I+D potenciando e impulsando, además, la Ley de Emprendedores.
En este último paquete de medidas podrían surtir efectos a largo plazo, pero lo que realmente nos preocupa a todos es si en 2013 pasará algo parecido a lo que sucedió este año, es decir, que a mitad del ejercicio el Gobierno tenga que introducir nuevos recortes o nuevas subidas de impuestos para alcanzar el objetivo del déficit público.
Desde CSI•F pensamos que ha llegado la hora de pasar página a los recortes y afrontar la reforma que necesita nuestra Administración. Pedimos al Ejecutivo que convoque a los sindicatos para mejorar la reforma del sector público mediante un Pacto de Estado.