Hay trabajadores a los que el ICO debe hasta 24.000 euros
CSI-F no acepta que el presidente del ICO (Instituto de Crédito Oficial) hable “de negociar alternativas creativas pero no de hacer frente al total de la deuda acumulada, ni a los derechos adquiridos por los trabajadores por el sistema de desarrollo profesional”.
14 de Junio de 2017

“Hay trabajadores a los que el ICO (Instituto de Crédito Oficial) debe hasta 24.000 euros debido a las cantidades que les adeuda por el sistema de desarrollo profesional”. Lo explica Miguel Ángel Rozas, el representante sindical de CSI-F, un oficial administrativo que lleva 24 años en el ICO, una entidad pública que ayer era un ente autónomo en el que la antigüedad hasta hace 11 años se pagaba por trienios. “Cada trienio oscilaban entorno a los 300 euros. Pero hace unos años la antigüedad desapareció y se sustituyó por el sistema de desarrollo profesional. Desde entonces, para saltar de categoría se mide al empleado según la evaluación variable de objetivos. El máximo cada año era de 7,5 puntos y para ascender de categoría hacían falta 10. Un experimento que arrancó con los técnicos y después se aplicó también a los administrativos”.

Sin embargo, hoy ese sistema, que cambió totalmente las reglas de juego, está herido, “porque la CECIR (Comisión Interministerial de Retribuciones) dejó de dotar desde 2014 el 1% que hacía viable el sistema y concede sólo un 0,2% del presupuesto que no cubre de ninguna manera las necesidades para ejecutarlo”, insiste nuestro representante sindical, que contabiliza a día de hoy “185 empleados afectados de una plantilla de más de 350. Sin ir más lejos, tenemos una compañera afiliada al CSI-F a la que la empresa le debe 21.000 euros y que es inadmisible porque los ha ganado por sentencia y el ICO, incluso, los ha recurrido al Tribunal Supremo. Máxime porque fue el propio ICO el que decidió acabar con la antigüedad y sustituirlo por el sistema de desarrollo profesional”.

A día de hoy, no se paga ninguna de las dos posibilidades, ni antigüedad ni desarrollo profesional, y el ICO acumula hasta un millón de euros con esos 185 empleados. Una situación que ha provocado que el Comité de Empresa, como explica Miguel Ángel Rozas, baraje “medidas de movilización” y, sin ir más lejos, está semana en la presentación oficial del libro ‘El ICO 1971-2015’ se mostrasen pancartas de protesta. Pero para CSI-F no queda más remedio que volver a la lucha, porque “el presidente habla de negociar alternativas creativas pero no de hacer frente al total de la deuda acumulada ni a los derechos adquiridos por los trabajadores hasta el momento”.