CSIF INFORMA A GOBIERNO DE NAVARRA PREVIAMENTE A LA LICITACIÓN DE EMPRESAS DE SEGURIDAD PRIVADA
29 de Junio de 2018

El Coordinador de seguridad privada de CSIF Navarra, ha remitido informe a considerar al efectuar el pliego de condiciones de la nueva licitación del Acuerdo Marco, conforme a la normativa.

Hemos tenido en cuenta el Acuerdo Marco del Gobierno de Navarra, el Convenio Colectivo Nacional de Empresas de Seguridad Privada, así como los convenios propios.

La subrogación del personal viene regulada en el convenio colectivo nacional. Respecto a los trabajadores que tienen reconocido un plus económico personal por encima del convenio regulador, éste debe ser respetado, como así viene estipulado en dicho convenio. Desde CSIF entendemos que procede la extensión de esos pluses a la totalidad de los vigilantes de seguridad de esos centros de trabajo, para no incurrir en discriminaciones, haciendo propio el principio de igual salario para un mismo trabajo y condiciones laborales.

La jornada laboral del trabajador de la seguridad privada, está regulada por el Estatuto de los Trabajadores (ET) así como por el convenio sectorial.

El ET en su art. 34.3 dice “el número de horas ordinarias de trabajo efectivo no podrá ser superior a nueve diarias...”. Por su parte, el convenio colectivo de seguridad en su art. 52.1 dice “Entre la jornada terminada y el inicio de la siguiente, deberá mediar un mínimo de 13 horas...

Esta mención es en aras de evitar las polémicas surgidas con anterioridad cuando personal de estos centros, en contra, no solo de la normativa sino también de los intereses de varios trabajadores han intentado establecer turnos de 12 horas.

Habiendo consultado a vigilantes de seguridad asignados a las instalaciones del Gobierno de Navarra y en cumplimiento de la Ley de prevención de riesgos laborales, CSIF considera necesaria la dotación de guantes anti-corte a la totalidad de vigilantes de seguridad, así como chalecos anti-punzón en los servicios donde haya un riesgo mayor de enfrentamiento como pueden ser recintos hospitalarios. Todo ello independientemente de los medios de defensa que, previa consulta, considere necesaria la Autoridad pertinente, como pudieran ser sprays de defensa u otros medios acordes a las situaciones que puedan producirse.

También hemos considerado necesario, un análisis de riesgos de los puestos de trabajo y el estudio del protocolo operativo a seguir, ya que sobre todo en los recintos hospitalarios, los trabajadores informan de una posible deficiencia en cuanto a número de vigilantes (podría solventarse con alguno más por turno) además de un director de seguridad que realice la oportuna coordinación y el control.

Hemos solicitado la formación periódica de los vigilantes de seguridad en el uso de sistemas ofimáticos, sistemas de alarma, atención al público en general, control de situaciones de tensión y de pacientes descontrolados con enfermedades psíquicas.

Por último, hemos solicitado al gobierno de Navarra que se informe y tenga en cuenta a la hora de valorar, la cantidad de denuncias, resoluciones de inspección de trabajo o sentencias en contra que tengan las empresas que opten a desarrollar los diferentes servicios de seguridad privada.

Con esta medida se podrían evitar problemas anteriores de incumplimientos reiterados de la normativa vigente, turnos excesivos, faltas de cobro de emolumentos, situaciones de desamparo total al no tener ni siquiera una oficina en Navarra donde poder contactar con los encargados de las empresas y cualquier otra circunstancia perjudicial para los trabajadores y por ende para el servicio contratado.