EL AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA PERSISTE EN MARGINAR A LOS CASTELLANOPARLANTES
13 de Febrero de 2018

El pasado 5 de febrero el Defensor del Pueblo de Navarra, daba la razón a un funcionario del Ayuntamiento de Pamplona. Al funcionario le habían denegado la realización de un curso de Euskera, en contra del acuerdo municipal. El Ayuntamiento había restringido la posibilidad de estudiar euskera a aquellos que menos conocen el idioma, por debajo del nivel B1.

Ayer informó el propio Defensor, que el Ayuntamiento le había comunicado su negativa a dar marcha atrás, por lo que persiste en la aplicación de la instrucción, disconforme a Derecho según lo había declarado el Defensor, al ser una norma de inferior rango.

CSIF ya valoró que esta manera de proceder implica marginar a la población castellanoparlante en beneficio de los vascoparlantes tanto navarros, como de la comunidad vecina.

Con esta actitud el Ayuntamiento se reafirma en su sesgo radical hacia la mayoría de la población de Pamplona y continúa perjudicando a unos para beneficiar a otros, sin importarle las familias de los funcionarios, ya que la promoción y el posible cambio de puesto de trabajo no son cuestiones menores.