CSIF exigirá que la jornada de 18 horas lectivas máxima aprobada por el Congreso de los Diputados se aplique el próximo curso.
Para CSIF la modificación pone en evidencia el pacto educativo acordado en Navarra, ya que éste sólo contempla una reducción de horas de docencia directa pero sin incluir otras tareas de cómputo lectivo como tutorías, jefaturas o coordinaciones dentro del cómputo máximo de jornada.
21 de Diciembre de 2018

Desde CSIF se exige que el Gobierno de Navarra publique lo antes posible el borrador del Decreto Foral 225/1998 que regula la jornada lectiva del profesorado según lo acordado en el Congreso de los Diputados, para su inmediata aplicación el próximo curso.

El pasado 11 de octubre el Consejo de Ministros aprobó el ‘Proyecto de Ley para la Mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza en el ámbito de la educación no universitaria”, con el que se pretendía derogar los efectos nocivos que introdujo el RD 14/2012 sobre todo en el horario lectivo de los docentes (imponiendo un mínimo de 25 horas para Infantil y Primaria y 20 para Secundaria). El grupo parlamentario de Podemos en el Congreso de los Diputados presentó una enmienda para regular con un máximo de 18 horas lectivas, admitió una transaccional del partido en el Gobierno, que fue aprobada quedando el texto fina ya solamente pendiente de su tramitación en el Senado l y, por tanto, la ley como sigue:

“Las Administraciones Públicas con competencias educativas podrán establecer en su respectivo ámbito, la parte lectiva de la jornada semanal del personal docente que imparte enseñanzas reguladas en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, en centros públicos, recomendándose con carácter ordinario un máximo de 23 horas en los centros de Educación Infantil, Primaria y Especial y un máximo de 18 horas en los centros que impartan el resto de enseñanzas de régimen general reguladas por la LOE”.

CSIF lamenta que el Congreso de los Diputados, cámara de representación de todos los españoles, no haya tenido en cuenta la necesidad de regular y garantizar la igualdad de todo el alumnado y profesorado del Estado. Pero al menos, nos congratulamos que a las Comunidades Autónomas se les haya acabado la excusa que tenían con el RD 14/2012.

En el caso de secundaria, la reforma supone una reducción efectiva de las horas lectivas, a diferencia del lo estipulado en el Pacto Educativo de Navarra, que no fue suscrito por CSIF, ya que su redacción equívoca era previsible que no beneficiase efectivamente a la mayor parte del profesorado. Así , el pacto sólo se limita a aquellos docentes que tengan 20 horas de docencia directa por no ser tutores o desempeñar cargos de jefatura o coordinaciones de ciclo, proponiendo cambiar – no reducir- en estos casos, horas de docencia por otras tareas o proyectos sin identificar. Por lo que el pacto se limitaba a mantener en todo caso la carga lectiva (suma de horas de docencia y otras de cómputo lectivo ) para todo el profesorado . Se pone así en evidencia la nula iniciativa del Gobierno de Navarra para la reversión de los recortes educativos, pues las escasas medidas propuestas como el pago de la ayuda familiar a los interinos han ido a rebufo bien de decisiones judiciales adversas y de obligado cumplimiento, bien de medidas que estaban tramitándose ya en el legislativo nacional, y que como en este caso de la jornada lectiva máxima, dejan corto el pacto educativo. Igualmente, y como ha denunciado CSIF, el pago de los veranos a los sustitutos sigue pendiente de resolución del recurso de casación interpuesto por el Gobierno de Navarra contra la anulación del Decreto Foral 42/2016 , por lo que la propuesta incluida al respecto en el pacto no será de aplicación hasta que el recurso se desestime en su caso.

Además, se pone de manifiesto la nula iniciativa y capacidad de los sindicatos presentes en la mesa sectorial, que han dejado pasar la legislatura sin impulsar la reversión de los recortes, ni negociar ninguna mejora que no hubiese venido ya impuesta a la Administración por instancias externas.

Ante esta nueva situación, CSIF comenzará a trabajar en los dos ámbitos que nos corresponde :

  • En la Mesa Sectorial del Ministerio de Educación, exigiendo una negociación que regule el horario lectivo de manera obligatoria para todos los docentes españoles. No creemos que el Estado pueda obviar sus obligaciones a partir de unas “recomendaciones”. Es su obligación garantizar la igualdad de trato a sus administrados y al derecho fundamental de la Educación, como marca la Constitución.
  • En las Comunidades Autónomas que no tienen el horario lectivo de 23 horas para Primaria y 18 para Secundaria exigiéndolo, pues es relevante que ahora no tienen la excusa que sí les daba el Real Decreto 14/2012 en cuanto al horario lectivo.

En definitiva, todo esto deja de manifiesto la urgente necesidad de abordar la profesión docente, acabando con las diferencias que existen en los diferentes territorios y mejorando su vida laboral en todos los aspectos desde su formación inicial, hasta su jubilación, enmarcado en el Estatuto Docente que seguiremos demandando.