Economía ofrece un salario mínimo a los investigadores en formación de 16.422 euros, como reclamó CSIF
El nuevo Estatuto del Personal Investigación en Formación también abre la puerta a la indemnización por finalización de contrato
26 de Abril de 2018
El Ministerio de Economía, Industria y Competitividad prepara un nuevo Estatuto del Personal Investigación en Formación que, por primera vez, implantará un salario mínimo de 16.422 euros anuales, según la información trasladada a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en la última reunión e de negociación y que contó con la presencia de miembros de las distintas administraciones implicadas (SEIDI, AEI, OPIs, CRUE y MECD).
Esta reunión se produce tras las críticas de CSIF a la precariedad laboral de un colectivo de unas 10.000 personas que vienen cobrando menos de 900 euros, sin derecho a indemnización y sufriendo abusos y arbitrariedades durante el periodo en el que terminan su tesis. Economía prepara una nueva versión del borrador del Estatuto con avances de gran valor para garantizar la protección de derechos de este colectivo, incluidos en las sucesivas propuestas emitidas desde CSIF.
CSIF valora positivamente que se establezca como referencia mínima, común en toda España, el Grupo 1 del personal laboral de la tabla salarial del Convenido Único de la Administración General del Estado. Estas nuevas condiciones supondrían aumentos de hasta 300 euros mensuales respecto a la situación actual (entre 4.200 y 5.200 euros anuales, en función de cada universidad).
Además, la nueva codificación lleva implícito el derecho de los investigadores predoctorales a beneficiarse de los incrementos salariales que afecten a los empleados públicos laborales del citado Grupo 1. Por otra parte, el nuevo borrador suprime la mención a los contratos formativos que recoge el Estatuto de los Trabajadores, lo que deja abierta la puerta a reconocer el derecho a indemnización por finalización de contrato. En este sentido, debemos recordar que la modalidad del Contrato Predoctoral es específica y diferenciada de los contratos “en prácticas” y por ello resulta importante el establecimiento de una nueva clave de modalidad que garantice la estabilidad de las condiciones que recoja el nuevo Estatuto.
CSIF también valora positivamente la inclusión de otras reivindicaciones, como la suspensión temporal de la duración del contrato predoctoral en caso de cambio de dirección de la tesis o la creación de una clave específica.
En todo caso, hasta que el Ministerio no apruebe la versión definitiva del Estatuto, desde CSIF preferimos mantenernos en una postura de cautela ante los posibles retrocesos que pueda experimentar el texto, como ha sucedido en anteriores ocasiones.