CSIF exige a Universidades que aclare el posible fraude en las oposiciones a Enfermería Familiar
- Miles de opositores de todo el país están pendientes de los resultados de esta prueba online celebrada el pasado sábado
16 de Diciembre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, reclama que se investigue si hubo algún tipo de irregularidad durante la celebración del examen para la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria, tras conocerse que algunos opositores han denunciado fraude.

Desde CSIF, nos hemos puesto en contacto con el Ministerio de Universidades, mediante carta, para que nos aclare si se difundieron las preguntas de este examen realizado el 11 de diciembre, como han denunciado varios aspirantes.

La prueba online estaba organizada en tres grupos con horarios diferentes con las mismas preguntas, pero con distinto orden, lo que podría haber dado lugar a que se pudieran filtrar las preguntas a los grupos que realizaran la prueba posteriormente, según los testimonios de algunos opositores.

Por todo ello, hemos solicitado al Ministerio de Universidades, como responsable de la realización de esta prueba, que determine si se ha detectado algún tipo de fraude, cuantas personas han podido beneficiarse y qué medidas va a tomar el Ministerio si se confirman las irregularidades.

Además, en materia de contenidos, criticamos que el examen supuso una falta de respeto para estos profesionales, ya que no pudieron demostrar sus conocimientos ni su experiencia en el día a día del profesional en la consulta de enfermería, su labor asistencial, docente, administradora o investigadora.

El sindicato quiere poner en valor que los/as profesionales han estado esperando dicho examen durante diez años y han compatibilizado sus tareas asistenciales con las docentes, formando a numerosos Enfermeros Especialistas, cuando no había dichos especialistas que les formaran. Todo ello de una forma totalmente altruista.

Se trata de enfermeros/as con más de 20 años de experiencia y que están sufriendo la carga de la pandemia, con jornadas maratonianas, presión asistencial desmedida, cubriendo ausencias que no están siendo sustituidas, y que se han tenido que enfrentar a una prueba que no ha valorado ni sus conocimientos ni su profesionalidad. Los contenidos han sido complicados y las preguntas, en muchos casos, mal redactadas.

En un contextual como el actual, en el que estamos inmersos en una negociación para poder facilitar a los interinos/as una disminución de la tasa de temporalidad no se entiende esta zancadilla, una vez más, a nuestras enfermeras y enfermeros.