CSIF CELEBRA EL DÍA MUNDIAL DE LA MEDICINA DE FAMILIA
19 de Mayo de 2021

Hoy día 19 de mayo se celebra el Día Mundial del Médico de Familia y desde CSIF queremos reconocer y visibilizar el trabajo y el esfuerzo diario que realizan nuestros profesionales para poder atender y tratar, con la mayor calidad posible, los problemas de salud de toda la población, más aún desde que comenzó la crisis sanitaria por COVID-19.

Ya desde CSIF hemos denunciado en numerosas ocasiones la falta tan acuciante en Atención Primaria de una organización y financiación acorde a sus necesidades, funciones y competencias, reflejándose en un déficit estructural de recursos humanos, materiales y de infraestructuras necesarias, en una inadecuada planificación de la gestión clínica y tareas administrativas de sus profesionales, en la falta de cobertura de puestos y de sustituciones que es más sufrida aún en zonas de difícil cobertura, en la precariedad laboral y temporalidad que sufren, en las largas listas de espera y en la necesidad inmediata de implantar un nuevo modelo que permita que la Atención Primaria salga a flote y no caiga al precipicio al que se encuentra actualmente abocada.

La falta de una adecuada gestión sanitaria desde el inicio de la pandemia, sin el refuerzo y el fortalecimiento necesario de la Atención Primaria, ha provocado que un elevado porcentaje de profesionales de medicina de familia, y de otras categorías profesionales que trabajan en los Centros de Salud y Consultorios de nuestro país, sufran ansiedad, estrés y síndrome de burnout en su puesto de trabajo, lo cual se ha visto reflejado en una encuesta realizada recientemente por CSIF, ya que además de tener que adaptarse al cambio del modelo asistencial, lo han tenido que hacer sin recursos y sin la formación y la información necesarias en muchos casos.

Los y las profesionales de Medicina Familiar y Comunitaria de nuestro país necesitan alcanzar ratios equivalentes a otros países de la Unión Europea en relación a la población que atienden, ya que, según datos publicados por el Ministerio, más del 41% de médicos/as de familia de España tienen cupos superiores a 1500 pacientes. Dado que nuestro país cuenta con aproximadamente 29.000 profesionales de medicina de familia, de estos casi 12000 profesionales tienen asignados un número de pacientes mucho más elevado del recomendado, con la consecuente sobrecarga laboral y la merma de la calidad asistencial que ello conlleva.

El ratio de profesionales de medicina de familia en España es 0.77 por cada 1000 habitantes, encontrándose muy lejos de las tasas de otros países de nuestro entorno como es el caso de Portugal (2,6), Irlanda (1,82) y Países Bajos (1,61) y de la media de la UE que se encuentra en 0.91, de forma que para alcanzar el promedio europeo sería necesario contar en nuestro país con 9500 profesionales más. Coincidiendo con este dato, se prevé que en los próximos diez años el déficit estimado de profesionales de medicina de familia será mayor del 10% y que se verán reducidos sus efectivos entre 4000 y 5000, ya que el 27,5% tiene 60 o más años y el 63,4% tiene 50 o más, por lo que ya no solo es necesaria sino prioritaria una adecuada planificación de recursos humanos a medio y largo plazo, de forma que exista una oferta adecuada de profesionales que tenga en cuenta la demanda de servicios y la dispersión de la población, además de una adecuada planificación y financiación de la oferta de plazas de FSE de Medicina familiar y Comunitaria, que este año han sido 2.338, suponiendo dos de cada diez de las plazas ofertadas.

Entre las reivindicaciones de CSIF también se encuentra el aumento de financiación de la Atención Primaria hasta alcanzar el 25% del total del gasto sanitario, como recomienda la OMS y el Relator Especial ONU sobre el derecho a la salud, y hemos denunciado que aún así en nuestro país éste se redujo en un 13% entre 2009 y 2018.

Por otra parte, es fundamental favorecer y potenciar el aumento de la capacidad resolutiva de la Atención Primaria, mediante una adecuada financiación, planificación e implantación de la misma, permitiendo a sus profesionales el acceso a pruebas diagnósticas y demás procedimientos, que faciliten a su vez la rapidez de las actuaciones necesarias, la coordinación entre niveles asistenciales y contribuya a disminuir la sobrecarga asistencial y largas listas de espera que sufre también la Atención Hospitalaria.

Tras la reciente publicación del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia por parte del Gobierno, donde se esperaba recibir los fondos europeos necesarios para el desarrollo y la implantación del Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria, y a pesar de que en el documento se señala la necesaria reforma y refuerzo de la Atención Primaria, el presupuesto asignado es cero, lo cual ha sido también denunciado por CSIF en los últimos días.

Por todo lo expuesto, desde CSIF queremos apoyar a nuestros profesionales de medicina de familia hoy en su día y cada día, sin olvidarnos del resto de profesionales que trabajan en los equipos de Atención Primaria, ya que entendemos la gran labor que desempeñan a pesar de las grandes dificultades que viven y enfrentan en su ámbito laboral y a pesar de la falta de reconocimiento y del olvido por parte de la Administración.

Seguiremos luchando por la dignificación de su profesión y de la Atención Primaria, ya que son la base y la entrada a nuestro sistema nacional de salud y merecen todo nuestro reconocimiento a su gran trabajo.