LAS ORGANIZACIONES MÁS REPRESENTATIVAS EN EL ÁMBITO DE NEGOCIACIÓN DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD INSTAN AL MINISTERIO DE SANIDAD A QUE CONVOQUE INMEDIATAMENTE EL ÁMBITO
20 de Noviembre de 2020

El 19 de noviembre, FSES, FSS-CCOO, FeSP-UGT y CSIF sector sanidad, hemos registrado un escrito en el Ministerio de Sanidad, instando al Ministerio a la convocatoria inmediata del Ámbito de Negociación, y de una vez por todas, empiece a negociar todo lo concerniente a los profesionales que trabajan en el sector sanitario, y dejen de imponer cuestiones como la derivada del Real Decreto Ley 29/2020, donde se articula la movilidad geográfica, funcional y se esquilman derechos de los profesionales sanitarios, sin ni siquiera informar a los agentes sociales, y que algunas CCAA están desarrollando igualmente sin negociar con las organizaciones sindicales, y que van a provocar un efecto adverso, saturar más a los profesionales sanitarios y agudizar más todavía la falta de profesionales.

En toda esta etapa derivada de la pandemia, el Ministerio ha obviado cualquier tipo de negociación e información a los sindicatos más representativos, por ello, entendemos que ha llegado la hora, para que el Ministerio en primer lugar derogue el Real Decreto Ley 29/2020, en lo que afecta a las condiciones laborales de los profesionales sanitarios, y convoque de forma inmediata el Ámbito, para concretar un calendario de reuniones para negociar un sinfín de temas que están pendientes con el anterior Gobierno.

Es difícil entender, que no se haya convocado el Ámbito de Negociación, igualmente que el Sr. Ministro no se haya presentado ni siquiera de forma protocolaria, que la nueva Secretaria tampoco haya tenido la oportunidad de presentarse, y creemos que con el nuevo nombramiento del Director General de Ordenación Profesional, es un momento adecuado, para normalizar los cauces de negociación que consideramos imprescindibles, y sobre todo, en épocas tan duras como estamos sufriendo los profesionales sanitarios.

Creemos que no basta con que un Gobierno se autocalifique de “progresista” sino que son sus hechos los que determinan su calificación, y por ello confiamos en que el Ministerio reconsidere su actitud hacia las organizaciones sindicales representativas y, en consecuencia, reabra el diálogo y la negociación que nunca se debieron perder. De este modo las organizaciones sindicales tendremos que valorar otras opciones de respuesta a la pasividad del Ministerio de Sanidad.