CSIF exige la trasposición de la nueva Directiva Europea sobre Agentes biológicos para reforzar la seguridad en los centros de trabajo
- Incluye el SARS-CoV-2 como agente biológico Grupo 3, la segunda categoría más peligrosa

03 de Julio de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, exige la trasposición inmediata de la nueva Directiva Europea de Agentes Biológicos, en la que se incluye el SARS-CoV2 como agente biológico grupo 3, para reforzar lo antes posible la protección y la seguridad en los centros de trabajo.

La Comisión Europea ha publicado la Directiva (UE) 20201739 de la Comisión de 3 de junio de 2020 por la que se modifica el anexo III de la Directiva 2000154/CE del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta a la inclusión del SARS-CoV-2 en la lista de agentes biológicos como patógenos humanos conocidos, así como la Directiva (UE) 201911833 de la Comisión.

En ella se contempla la inclusión del SARS-CoV-2 como patógeno humano del grupo de riesgo 3, es decir, que puede causar una enfermedad grave y presenta un serio peligro para los trabajadores/as y existe el riesgo de que se propague en la colectividad, pero existen generalmente una profilaxis o un tratamiento eficaz. España tiene de plazo hasta el 24 de noviembre para trasponer la Directiva.

Desde CSIF, sin embargo, habíamos reclamado que este coronavirus se clasificase dentro del grupo 4, la máxima categoría de riesgo, que agrupa a los virus que tienen un elevado peligro de propagación, sin que exista profilaxis efectiva ni tratamiento disponible.

Una vez publicada la Directiva, exigimos al Gobierno su trasposición inmediata a nuestra normativa para que se incluyan las medidas de contención y protección de acuerdo a este grupo 3 de agentes biológicos en los centros de trabajo, se proporcione el tratamiento eficaz a los centros sanitarios y pueda administrarse a los contagiados para evitar más fallecimientos. CSIF considera que hasta noviembre es un plazo demasiado amplio por los rebrotes y el riesgo de exposición en la pandemia.