La Sanidad se desprende de la mitad de los contratados durante la crisis del coronavirus
- Se han perdido 18.000 de los 35.000 contratos realizados estos meses
- CSIF exige las convocatorias de empleo paralizadas y un refuerzo estructural de las plantillas

La Sanidad ha perdido un total de 18.067 empleos durante los meses de mayo y junio, lo que supone algo más de la mitad de las 34.995 contrataciones que se realizaron durante la crisis por el Covid en marzo y abril, según un análisis realizado por CSIF a partir de los datos de la Seguridad Social conocidos hoy.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado ha trasladado sus propuestas a la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados y espera que los partidos alcancen un pacto que permita reforzar de manera estructural las plantillas y reducir los niveles de precariedad que afectan a la sanidad.

Los datos de la Seguridad Social relativos al sector de la Sanidad durante los últimos meses son los siguientes: enero (-3.347), febrero (-14.973), marzo (+11.767), abril (+23.228), mayo (-15.800) y junio (-2.267).

Hoy mismo CSIF mantiene una reunión con el Ministerio de Política Territorial y Función Pública para el seguimiento de los acuerdos en materia de reducción de la temporalidad y mejora de las condiciones laborales. Pues bien, en estos momentos la Sanidad tiene unos niveles de temporalidad del 44 por ciento, una cifra que para CSIF es inasumible para uno de los servicios fundamentales de nuestro estado del bienestar y que indica las debilidades de nuestro sistema a la hora de enfrentarnos a crisis como la del coronavirus.

Para CSIF, las administraciones públicas deben de ser el pilar sobre el que se sustenten las políticas de reconstrucción que necesita España con la creación de empleo de calidad y el refuerzo de los servicios que recibe la ciudadanía en todos los ámbitos y la sanidad calculamos que necesita al menos 25.000 profesionales más para superar esta situación.

Hay que tener en cuenta que España afronta la evolución de la pandemia con incertidumbre y muchas debilidades especialmente en ámbitos como la atención primaria y en urgencias para que los rebrotes no frenen la desescalada y la sanidad retome el funcionamiento con normalidad cuanto antes.