CSIF rechaza la oferta extraordinaria de empleo en el SEPE por insuficiente
- Función Pública pretende reforzar el SEPE con 926 efectivos, apenas uno por cada oficina de atención al público

20 de Diciembre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, manifestó hoy su rechazo a la oferta de empleo público extraordinaria para el Servicio de Empleo Estatal (SEPE) diseñada por el Ministerio de Función Pública.

Tras meses de reivindicaciones por parte de nuestro sindicato por la falta de medios y los problemas en la gestión de prestaciones en este organismo, el Gobierno nos ha dado la razón y ha autorizado la oferta de empleo extraordinaria que veníamos reclamando, sin bien esta será solo de 926 plazas.

CSIF solicitó una oferta extraordinaria que permitiera recuperar 3.500 plazas, que suponen el déficit estructural en el organismo, en un plazo de dos años, si bien el Ministerio de Función Pública no lo ha aceptado. Por eso rechazamos el acuerdo, dado que los nuevos efectivos suponen destinar apenas una persona por cada oficina de atención al público, sin contar el resto de unidades que dan apoyo a éstas, por lo que no se resolverá la grave situación que afronta el SEPE.

Hay que tener en cuenta que desde diciembre de 2009 la plantilla se ha reducido en 3.674 personas, según datos del propio organismo. Además, se ha prescindido de los 1.500 interinos contratados como refuerzo como consecuencia del covid. A estas cifras también debemos añadir el número de jubilaciones y otras bajas vegetativas que en 2020 se elevaron a 430 y que en el presente ejercicio se situarán en una cifra muy similar.

Para ilustrar la grave carencia de efectivos, esta es la situación de las unidades de atención al público: diez oficinas sin ningún efectivo y cerradas; 37 con un solo efectivo; 91 con dos efectivos; 115 con tres efectivos y 61 con cuatro efectivos. Es decir, el 44 por ciento de las 711 oficinas de atención presencial apenas funcionan con 1, 2, 3 o cuatro personas.

El último incidente que se ha producido afecta a más de 50.000 personas en Madrid y Barcelona, que este mes se quedarán sin percibir su prestación por desempleo, como consecuencia de modificaciones técnicas en la aplicación informática que se utiliza para resolver los ERTES.

Todo esto es consecuencia, como venimos denunciando a lo largo de la pandemia, de la gravísima carencia de efectivos para gestionar las prestaciones y la obsolescencia de las aplicaciones informáticas con las que estamos desarrollando nuestro trabajo.