CSIF y ACAIP-UGT se manifiestan en prisiones de toda España en apoyo a la funcionaria agredida en Logroño
- Se intensifican los incidentes de extrema gravedad por la dejadez de los gestores de la institución
- Denunciamos a Instituciones Penitenciarias ante la Comisión de Interior del Congreso por incumplir el Protocolo de Agresiones
- Cada 36 horas un trabajador/a es agredido en las cárceles de todo el país
10 de Noviembre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y ACAIP-UGT se manifiestan hoy frente a las Subdelegaciones de Gobierno de todas las provincias con centros penitenciarios dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para mostrar su apoyo a la funcionaria de prisiones agredida gravemente por una interna en la cárcel de Logroño.

Las últimas semanas están siendo especialmente duras en las prisiones españolas con una sucesión de incidentes violentos que ponen de manifiesto la dejadez de los gestores de la institución y la falta de respeto a los profesionales penitenciarios. Es necesario que se aprueba la legislación que dote a estos trabajadores/as de autoridad y que estas agresiones sean consideradas atentado a la autoridad y no se salden con meras sanciones administrativas.

Ambos sindicatos exigen el cese inmediato del secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, ante la situación insostenible que sufre el personal de Prisiones y su nula capacidad para gestionar las deficiencias actuales.

El presidente de Prisiones de CSIF, Jorge Vilas, y el responsable de ACAIP, sindicato afiliado a la Unión General de Trabajadores (UGT), José Ramón López, aseguraron en rueda de prensa que Ortiz no puede seguir al frente de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, tras detallar los últimos episodios graves de violencia en las cárceles españolas.

El pasado 23 de septiembre, declaramos el conflicto colectivo en prisiones por los compromisos incumplidos por parte de los cargos que asumen responsabilidades en la administración penitenciaria y por la falta de respeto hacia los profesionales penitenciarios y el trabajo que desarrollamos.

Cada 36 horas se produce una nueva agresión en prisiones de todo el país, lo que supone un claro ejemplo de la dejadez de la Administración y pone al descubierto la escasez actual de medios humanos y materiales.

Por todas estas razones, además, hemos denunciado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados por el incumplimiento del Protocolo Específico de Actuación Frente a las Agresiones en los Centros Penitenciarios y Centros de Inserción Social dependientes Instituciones Penitenciarias.

Episodios violentos muy graves

A finales de octubre, en el Centro Penitenciario de Jaén, una profesora sufrió un intento de agresión sexual por parte de un interno, y en el Centro Penitenciario de Cuenca un interno casi se lleva por delante la vida de un jefe de servicios al apuñalarlo con un cristal en el cuello.

Además, hemos tenido que lamentar la muerte de un niño de 9 años en Lardero a manos de un liberado condicional al que se le había concedido el tercer grado en contra de los informes elaborados por los profesionales penitenciarios de El Dueso.

Estas situaciones no se deben permitir en la sociedad del siglo XXI. Debemos poner todos los instrumentos necesarios para evitar que se produzcan. Estamos ante un claro ejemplo de la dejadez de la Administración y de su interés más por los datos estadísticos que por dar debido cumplimiento a la misión constitucional de reinserción y reeducación.

Faltas de respeto

Advertimos, en este sentido, de que no se toman las medidas adecuadas con los internos conflictivos, al contrario, se criminaliza la actuación de los trabajadores, se minimizan los incidentes y se da más importancia a la realización de programas tratamentales que a que estos mismos tengan resultados.

La falta de respeto de los dirigentes de Instituciones Penitenciarias hacia sus trabajadores nos está avocando a una situación insostenible que empieza a tener consecuencias en la sociedad.