CSIF critica la incompetencia del Gobierno vasco y emprenderá acciones en defensa de las plantillas
- La Administración autonómica asume desde hoy las competencias de prisiones
- CSIF, sindicato más representativo, excluido de la negociación de las condiciones laborales de los 700 empleados/as públicos
01 de Octubre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, critica la improvisación y la falta de criterio del Gobierno vasco y anuncia que emprenderá acciones jurídicas para defender las condiciones laborales de las plantillas penitenciarias.

Desde el sindicato, denunciamos la falta de conocimiento del medio penitenciario por parte de los nuevos gestores y les instamos a edificar un proyecto penitenciario de futuro, contando con todas las partes, mostrando una verdadera voluntad negociadora y poniendo sobre la mesa presupuesto, recursos y herramientas.

CSIF valoramos negativamente todos los pasos que han dado hasta ahora en materia laboral y que denotan precipitación y una falta total de iniciativa. La situación actual de los cerca de 700 empleados/as públicos penitenciarios exige serenidad y rigor. Exigimos al Gobierno vasco altura de miras, respeto y justicia y que no se olviden de la dignidad de las plantillas.

Advertimos, además, de que si no son capaces de interpretar las necesidades de la Institución Penitenciaria y de sus trabajadores estaremos perdiendo una oportunidad de oro para construir las prisiones vascas sobre unos pilares sólidos que garanticen un futuro mejor.

Discriminación sindical

Desde CSIF, denunciamos además la discriminación que hemos sufrido por parte de la Consejería de Justicia, Igualdad y Políticas Sociales del Gobierno Vasco en el ámbito de la transferencia de competencias de prisiones.

Se ha creado un grupo de trabajo del que se ha excluido a CSIF, como sindicato más representativo a nivel nacional en el ámbito de las administraciones públicas y que, además, cuenta con delegados de personal en los tres Centros Penitenciarios del País Vasco, así como en las correspondientes Juntas de Personal de las Subdelegaciones de Gobierno.

Todo ello ha provocado un profundo malestar y el desamparo institucional entre buena parte de los trabajadores/as de dichos centros y creemos que es inaceptable que la negociación de sus futuras condiciones administrativas y laborales se deje en manos de organizaciones sindicales que, en algunos casos, no tienen ninguna representatividad en su sector o ésta es meramente testimonial. Rechazamos que no se tenga en cuenta la representatividad de los delegados de CSIF, elegidos por los trabajadores penitenciarios y representantes de una amplia y significativa parte de las plantillas en los Centros y Juntas de Personal.

La falta de planificación del Gobierno vasco ha provocado que primero propusieran un acuerdo con claros recortes en los derechos adquiridos y, posteriormente, han presentado una moratoria de dos años en las condiciones laborales de las plantillas que siguen recortando sus derechos adquiridos.

Por ello, CSIF efectuará todas las acciones precisas para la defensa de los empleados públicos penitenciarios tanto a nivel administrativo, jurisdiccional como en el ámbito de la Ley Orgánica de Libertad Sindical.

Desde el sindicato, reclamamos:

  • Adecuación de las RPTs a la realidad actual del sistema penitenciario.

  • Cobertura del 100% de las vacantes que existan.

  • Adaptación y mejora de las condiciones retributivas.

  • Formación continua presencial y de calidad.

  • Creación bolsa de contratación que cubra las bajas puntuales q puedan producirse de modo qué estás no produzcan una merma en el servicio.