El Covid19 dispara las agresiones al personal de la Sanidad por la falta de recursos: suben un 32,3% en 2020
- 12 de marzo, Día Europeo contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario
- CSIF reclama reforzar la protección: cada día se registra en España una media de tres agresiones a sanitarios/as

El Covid-19 ha disparado las agresiones al personal de la Sanidad hasta un 32,3% en el último año por la falta de recursos humanos y materiales. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, reclama al Gobierno y a las CCAA más medidas de protección ante esta creciente conflictividad.

Desde CSIF, con motivo hoy del Día Europeo contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario’, lanzamos la campaña “Stop agresiones en el ámbito sanitario. Por tu dignidad comunica la agresión”, en la que reivindicamos más protección para las plantillas y tolerancia cero frente a esta lacra.

El aumento de contagios, la presión hospitalaria, la situación actual de la Atención Primaria -con un gran déficit de medios humanos-, la crispación e incertidumbre, junto con la creciente demanda asistencial, explican la subida de 2020, mientras que en los dos últimos años el incremento se eleva a un 52%.


En concreto, según los últimos datos del Ministerio del Interior a los que ha tenido acceso CSIF, se han registrado 962 victimizaciones de enero a noviembre de 2020, lo que supone casi tres agresiones a sanitarios/as al día en España.


Las cifras revelan una subida generalizada y hay seis comunidades autónomas donde las agresiones en el último año se duplican, llegando incluso a un incremento del 600%, en el caso de Navarra, respecto a ese mismo periodo de 2019.


Otros casos especialmente llamativos de conflictividad son los de Melilla (+350%); Castilla-La Mancha (+165%); Galicia (+122%) y Cantabria (+116,7%). Por su parte, las agresiones caen en Ceuta (-63%); Aragón (-36%); Castilla y León (-25,4%), Canarias (-20%) y Extremadura (-2,7%).


Los datos recabados por el sindicato en el Ministerio del Interior recogen información que la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía Foral de Navarra y Policía Local facilitan al Sistema Estadístico de Criminalidad (SEC), aunque no incluyen cifras ni de Cataluña ni del País Vasco, por lo que nos tememos que las cifras agresiones puedan ser aún mayores.


Nuevas formas de violencia


Podemos constatar que el tipo de agresiones ha cambiado: una mayoría son verbales y han aparecido nuevas modalidades de amenazas e insultos a través de los servicios de consultas telefónicas, que denominamos “teleagresiones”, y requieren actuaciones urgentes. Además, hay muchas situaciones violentas que no acaban en denuncia y la mayoría de los centros de salud, por ejemplo, no cuentan con vigilantes de seguridad.

Las agresiones aumentan más en los centros de salud de la Atención Primaria, sobre todo, en los puntos de control de triaje (evaluación inicial de los pacientes), según datos de CSIF. Los pacientes y familiares pagan el enfado sobre el personal de la Sanidad debido al deterioro en la calidad asistencial por la falta de recursos (disminución de consultas, incremento de las listas de espera, posibles demoras, sobrecarga en la atención telefónica, etc).

Por todo ello, exigimos al Ministerio de Sanidad que aborde definitivamente esta lacra con actuaciones efectivas, mientras que Interior y Justicia deben también implicarse para hacer un frente común contra cualquier tipo de agresión. Urge tomar medidas como:


- Dotación de personal de seguridad en los centros de atención primaria, con prioridad en los más conflictivos.
- Campañas de concienciación entre la ciudadanía.
- Inclusión de mensajes disuasorios en las líneas de atención telefónica del Servicio Público de Salud
- Instalación del Botón SOS contra las agresiones y recomendaciones para su uso, en todos los Centros de Atención directa, sin excepción.
- Actualización de los Planes frente a las Agresiones a los Profesionales en los centros de trabajo.
- Cambios normativos para endurecer las sanciones a los agresores.
- Respaldo jurídico y apoyo psicológico a los profesionales que sufren agresiones.