La discusión para renovar el CGPJ oculta la falta de medios materiales y organizativos de la Justicia
-CSIF subraya que mientras los políticos se enzarzan en discusiones el personal de Justicia afronta la pandemia con enormes deficiencias
26 de Febrero de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en la administraciones públicas, advierte de que el debate sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) está ocultando la falta de medios personales, materiales y organizativos que son los verdaderos problemas de la Justicia.

Desde CSIF, recordamos que mientras los políticos se enzarzan en discusiones para renovar el Consejo, el personal de Justicia se ha tenido que enfrentar a la pandemia con un déficit de mecanismos de prevención y protección de la salud, graves deficiencias de los sistemas informáticos, falta de coordinación y fallos en la comunicación interna.

Todo ello ha provocado que proliferen normas de todo tipo, algunas de ellas contradictorias, que van desde protocolos de prevención de riesgos hasta la dotación de servicios esenciales. A todo ello se une el malestar entre los empleados/as públicos provocado por la falta de medios de protección durante las fases iniciales de la pandemia, los problemas para el realización de PCR o la exclusión del personal de Justicia de los grupos prioritarios de vacunación, entre otros.

CSIF subraya la necesidad de emprender un proceso de transformación y modernización de la Administración de Justicia y por ello hemos planteado al ministro, Juan Carlos Campo, nuestra propuesta con 53 líneas de actuación para una Justicia de futuro, aunque aún no hemos recibido respuesta.

Asimismo, desde hace más de dos años CSIF viene proponiendo al Ministerio la apertura de una mesa de negociación con un calendario específico para llegar a un acuerdo que refuerce el proceso modernizador de la Justicia y la mejora de las condiciones laborales y retributivas de su personal.

No hemos recibido respuesta alguna por parte del Ministerio que sigue anunciando grandes propuestas de reforma (tribunales de instancia, oficinas municipales, oficina del dato, ley de enjuiciamiento criminal, mediación…), pero sobre las que se niega a informar con detalle a los representantes del personal de Justicia creando una enorme incertidumbre y un profundo malestar por el desprecio que eso supone para quienes tienen que ser el eje de esas reformas.

Un malestar creciente que se suma al provocado, entre otros, por la falta de medios de protección durante las fases iniciales de la pandemia, los problemas que existen para el acceso a la realización de pruebas PCR o la exclusión del personal de Justicia de los grupos prioritarios de vacunación.
Para CSIF los problemas de la Justicia no se resuelven privatizando este servicio público esencial o parte del mismo y eso es lo que parece plantear ese sistema de mediación obligatoria y previa al acceso a la tutela judicial efectiva.

CSIF lamenta que, una vez más, se acuse a los ciudadanos de “abusar” del ejercicio de un derecho fundamental que el Gobierno está obligado a facilitar conforme se establece en el artículo 9.3 y no a obstaculizar.

Una vez más, el Ministerio de Justicia decide tomar atajos que le liberen de su responsabilidad de dotar a la Administración que gestiona de los medios personales, materiales y organizativos suficientes y adecuados.

Con dotaciones de personal adecuadas, sistemas informáticos modernos, coherentes e interconectados, acometiendo la modernización interna de los Cuerpos de la Administración de Justicia y asegurando el reconocimiento laboral y retributivo adecuado de su personal, la Justicia no necesitaría externalizar ninguna de sus funciones ni servicios.