Los contagios en las prisiones aumentan un 70 por ciento en la última semana y superan el millar de positivos, el peor registro desde el inicio de la pandemia
- Reclamamos más medidas de protección: el número positivos en las cárceles sube un 70,8% en la última semana
- CSIF exige priorizar la vacunación al personal funcionario, cribados y la suspensión urgente de las comunicaciones en todos los centros
05 de Febrero de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y mayoritario en la Mesa de Instituciones Penitenciarias, exige que se endurezcan las medidas de seguridad y de protección en las prisiones frente al covid19, como consecuencia de los rebrotes. Advertimos de que la situación es preocupante, ya que la cifra de positivos ha subido un 70,8 por ciento en una semana.

Según los últimos datos recopilados por nuestro sindicato, los casos se han disparado, registrándose 1.044 casos positivos confirmados con PCR (344 trabajadores y 700 internos) y 2.728 en cuarentena (2.484 presos y 244 trabajadores) en centros penitenciarios de toda España, a 4 de febrero.

Se trata del peor registro de positivos desde que comenzó la pandemia y la cifra de contagios entre los internos se incrementa más del doble frente a la anterior semana, mientras que dato de cuarentenas en una semana también se duplica.

En concreto, hasta el 27 de enero, los casos marcaron también récords, registrándose 611 casos positivos (274 trabajadores y 337 internos) y 1.354 en cuarentena (1.038 presos y 316 trabajadores) en centros penitenciarios toda España, a 27 de enero, según la información recabada por el sindicato.

Ante esta situación, CSIF ha reclamado que se suspendan de manera inmediata todas las comunicaciones de presos con personal externo a los centros penitenciarios, que se hagan cribados preventivos y que se priorice la vacunación al personal funcionario, en el marco de la “Estrategia de vacunación frente al covid19”.

CSIF recuerda que en los centros penitenciarios conviven personas con sistemas inmunitarios muy debilitados, con mayor riesgo de enfermar gravemente por el virus. Además, los centros son espacios cerrados donde las personas viven en condiciones de proximidad por periodos prolongados de tiempo, favoreciendo la infección, amplificación y propagación de enfermedades infecciosas. Por tanto, el riesgo de contagio en nuestro ámbito es más alto que el de la población general.

Por otra parte, los profesionales penitenciarios pertenecen a la categoría de personal esencial, realizando su trabajo presencialmente y en espacios cerrados y son necesarios para el mantenimiento del eficaz funcionamiento de las instituciones del Estado y de las Administraciones Públicas